Esto es lo que he aprendido sobre la crianza de niños en mis 30 años como psicóloga infantil

Estas pérdidas comienzan muy temprano. Como documenta en su libro de 2014, Cuando los niños se vuelven niños, la profesora de psicología de Stanford, Judy Y. Chu, se incorporó a un pequeño grupo de niños, desde sus años de prejardín de infantes hasta primer grado. Ella los observó y entrevistó regularmente a ellos, a sus maestros y a sus padres. Durante dos años, informó que los niños se volvieron menos presentes y más sombríos a medida que recogían guiones culturales vinculados a los estereotipos masculinos y aprendían a interpretar el papel de niños “reales”. Observó cómo cambiaban todo —cómo se vestían, jugaban, se comportaban— y cambiaban su exuberancia natural por una pose estudiada arraigada en la conformidad.

Tanto las madres como los padres han creído que enseñar a sus hijos a ser hombres “de verdad” está en el centro de sus descripciones de trabajo. Recientemente, en 2020, una investigación que ayudé a realizar para Global Boyhood Initiative de la ONG Equimundo, con sede en DC, descubrió que los padres de los niños los presionan para que cumplan con los estándares culturales, incluso a expensas de su autenticidad personal. Cuando se les preguntó qué era lo más importante para sus hijos, los padres nos dijeron que deberían ser emocionalmente fuertes (94 %) y físicamente fuertes (61 %), practicar deportes (48 %), tener novia (46 %) y, en general, encajar (59%).

Mientras tratan de cumplir con estas expectativas, muchos niños pierden todo sentido de ser aceptados por lo que realmente son. Como argumenta el académico canadiense Michael Kaufman, durante mucho tiempo ha existido una “extraña combinación de poder e impotencia, privilegio y dolor” en la masculinidad. En sus últimos años de adolescencia, muchos niños se encuentran atrapados en un estado desolado de constricción emocional, aislamiento social e impostura personal. Como era de esperar, en una encuesta reciente sobre el estado de los hombres estadounidenses que realizamos en Equimundo, dos tercios de los hombres de la Generación Z (entre 18 y 23 años) estuvieron de acuerdo con la afirmación: “Nadie me conoce realmente bien”.

Otras notas de Salud:  Nueva campaña contra la desinformación del asma grave

“Cada niño, conocido y amado”.

Cuando escuché por primera vez esas palabras, un lema escolar acuñado por el difunto Tony Jarvis, el legendario director de Roxbury Latin School en las afueras de Boston, me conmovió su claridad y poder.

Sigo creyendo que capturan exactamente el espíritu y la dirección correctos para nuestros tiempos.

Sabemos lo que un niño necesita para prosperar. Hemos tardado en aplicarlo a nuestros hijos. Hace unos años, mi equipo de investigación encuestó a casi 1500 niños de entre 12 y 18 años en seis países, así como a 1200 de sus maestros, y les preguntó qué estaba funcionando en su educación. En sus respuestas, los maestros se enfocaron en los detalles de sus lecciones, pero los niños escribieron, a menudo con expresiones de gratitud profundamente conmovedoras, sobre las personalidades, peculiaridades y dones de sus maestros y entrenadores. Nos dijeron claramente que necesitan conexión hacer lo mejor posible, ya sea en el salón de clases o en el campo.

Sin embargo, incluso en sus familias, muchos niños también se sienten solos. En la misma encuesta State of American Men, un gran porcentaje de hombres jóvenes informaron que sienten que no tienen a nadie con quien hablar cuando están estresados ​​o preocupados. Y sin relaciones de apoyo, nos dicen los psicólogos, las personas se vuelven más vulnerables y sus vidas más precarias. En la escuela, por ejemplo, los niños desconectados corren un mayor riesgo de desconectarse, darse por vencidos o convertirse en “problemas” en el aula. Cuando no se sienten “bien sostenidos” y responsables ante alguien que los cuida, los niños se quedan a la deriva y buscan en sus compañeros su sentido de pertenencia y propósito. Una vez que se desconectan, es mucho más difícil para los jóvenes aspirar o esforzarse por ser lo mejor de sí mismos.

Otras notas de Salud:  Abordar diferencias en salud de las mujeres en Atención Primaria

¿Qué pueden hacer los padres para apoyar a sus hijos?

Gran parte del trabajo de criar a un niño, especialmente a medida que crece, es construir y mantener una relación lo suficientemente fuerte con él, para que sepa que tiene un lugar al que acudir cuando se sienta tenso, enojado, temeroso o molesto. Un lugar donde es conocido y amado. Estas relaciones son la base de la capacidad de un niño para resistir todas las tentaciones y presiones potencialmente dañinas de nuestra cultura moderna.

Dejá un comentario