Aprende a gestionar tus emociones en el trabajo

Dejar las emociones fuera del trabajo muchas veces nos resulta imposible y esto acaba afectando a nuestro comportamiento y, en consecuencia, a nuestro rendimiento. Te ofrecemos estos consejos para gestionar nuestras emociones en el entorno laboral.

Sentirse bien en todos los ámbitos que forman parte de nuestra vida es importante, pero a veces es complicado, sobre todo cuando estamos en entornos tan marcados como el laboral, por lo que controlar nuestras emociones se convierte en un conflicto.

De esta forma, las empresas deben ser conscientes de la realidad y apostar por crear espacios de trabajo seguros y saludables para todos los trabajadores, ya que son un actor fundamental a la hora de ayudar a sus empleados a lograr el equilibrio tanto emocional como laboral. .

En la misma línea, el estudio “Cigna Well-Being 360” realizado por una compañía de seguros Cignaseñala que para el 78% Para los españoles es muy importante tener un sano bienestar emocional y aprender a gestionar las emociones.

Cinco consejos sobre las emociones en el trabajo

departamentos de recursos humanos Son los encargados de controlar el equipo de trabajadores, por lo que es fundamental que se esfuercen en desarrollar técnicas que ayuden a la confrontación de emociones no constructivas y dirigirlos hacia sí mismo beneficio del empleadosya grandes trazos, de la empresa.

Así, los expertos de Cigna ofrecen cinco pautas para que los profesionales de RRHH enseñen a sus empleados a controlar las emociones:

  1. La rueda de las emociones. Es importante gestionar las emociones, por lo que debemos pensar en cómo nos sentimos para aceptarlo y trabajarlo, evitando así situaciones de frustración, desmotivación o incluso depresión.
  2. Describir, expresar, sugerir y concluir (Técnica DESC). Esta técnica permite afrontar un problema o situación incómoda de forma asertiva, llegando finalmente a una solución o acuerdo.
  3. Practica la técnica del disco rayado con más frecuencia. Las personas con baja autoestima y necesidad de complacer a todos deben trabajar una técnica enfocada a comunicar de forma respetuosa, clara y directa lo que realmente necesitan y repetirlo tantas veces como sea necesario.
  4. dejar salir el caudal en el interior. El autoconocimiento es fundamental para regular las emociones, relacionarse con los demás y luchar por los propios objetivos. Controlar lo que decimos, cómo lo decimos y cómo actuamos es útil para aumentar la motivación y el sentimiento de pertenencia a un grupo.
  5. pensamiento colectivo. No todas las personas tienen la misma personalidad, por lo que conocer los perfiles de los trabajadores es importante para poder designar las tareas que mejor se adaptan a cada uno de ellos y crear un entorno polivalente.
EFE/ Karla Vanessa López

Satisfacción laboral y productividad

Seguir todas las pautas anteriores puede ayudarnos a mantener una mayor satisfacción laboral y productividad.

Otras notas de Salud:  Partos de baja intervención, otra opción para dar a luz

los inteligencia emocionalcomo lo señala el Directora de Recursos Humanos de Cigna España, Ana Sánchez de MiguelSe entiende como la capacidad de reconocer, regular y comprender las emociones en uno mismo y en los demás.

Te ayuda a conectarte con otras personas, construir relaciones empáticas, comunicarte de manera efectiva, resolver conflictos y expresar tus sentimientos de manera constructiva.

“Esta habilidad es clave para que los empleados puedan tomar las riendas en aquellas situaciones en las que hay diferencia de interés o conflicto de opiniones”, concluye.

Dejá un comentario