4 ejercicios para ayudar a la relajación

Practicar estos ejercicios a diario te permitirá alcanzar la relajación para combatir el estrés del día a día. Descubre cómo hacerlos.

Última actualización: 08 diciembre 2022

Aprender a calmarse puede parecer una tarea sencilla, pero no siempre lo es. Por ello, aprender ejercicios que ayuden a la relajación es una sabia decisión para encontrar el bienestar emocional. El estrés se ha convertido en algo inevitable dada la rutina diaria. Ya sea por compromisos y tareas diarias, o por la falta de tiempo libre para actividades placenteras, muchas personas reportan sentirse estresadas. Aun así, esto no significa que no se pueda hacer nada al respecto. Hay muchas maneras de lidiar con el estrés, y aunque es difícil eliminarlo por completo, con la ayuda de estos ejercicios de relajación puedes lograr mantenerlo a raya. 4 ejercicios que te ayudarán a relajarte Aquí tienes cuatro ejercicios que te ayudarán a relajarte. Antes de profundizar en ellos, es importante recalcar que es normal que sus beneficios no se sientan de forma inmediata. Por lo general, se necesita práctica y paciencia para aprender a hacerlos bien, pero esto no debe ser motivo para desanimarse, ya que la constancia es la única clave del éxito.1. Tome respiraciones largas y lentas. Aprender a respirar correctamente reduce la tensión. El control de la respiración es un aspecto fundamental para lograr un estado de relajación. Normalmente la gente no es consciente de hasta qué punto la respiración influye en el estrés, pero lo cierto es que los ejercicios de respiración han demostrado ser efectivos para reducir los síntomas corporales. asociado con la ansiedadEste ejercicio se basa en hacer respiraciones más largas y lentas. La técnica se conoce como 4-7-8 y consiste en inhalar durante cuatro segundos, contener la respiración durante siete y exhalar durante ocho segundos. El objetivo de esta técnica es aumentar el contenido de dióxido de carbono en la sangre. Esto inducirá a un estado de calma que contrarrestará los sentimientos de agobio.2. Expresa lo que te agobia Guardarte todo lo que te incomoda es una forma de aumentar el estrés. No siempre es fácil abrirse y verbalizar lo que se siente, pero la expresión emocional es una herramienta poderosa para sentirse libre y tranquilo. La expresión no tiene por qué limitarse al ámbito de las palabras. A algunas personas les funciona mejor escribir cómo se sienten en un papel, pero otras se sienten más cómodas a través de la creación artística, como la danza.Crear algo es una manera maravillosa de exteriorizar y aclarar todas las emociones que pueden ser abrumadoras.. Realizar un ejercicio de este tipo es de gran ayuda para relajarse y afrontar las situaciones con la mente más despejada.3. Practica el entrenamiento autógeno Uno de los ejercicios de ayuda a la relajación más utilizados en psicología aplicada consiste en sugerir sensaciones de calor y pesadez, muy relacionadas con los estados de tranquilidad. Esta técnica se llama entrenamiento autógeno y se ha utilizado durante casi 100 años. La base del entrenamiento autógeno es realizar progresivamente ejercicios, similares a la meditación, en los que se intenta producir sensaciones utilizando el poder sugestivo de la mente. Para obtener más beneficios de esta técnica, es preferible aprenderla de la mano de un psicólogo. Pero, también hay muchos recursos en la red, como vídeos o tutoriales, con los que es posible iniciarse y aprender los ejercicios.4. Aprovecha el poder de atención plenalos atención plena, o mindfulness, es una forma de meditación que se ha vuelto muy popular en los últimos años. Esto se debe principalmente a: sus numerosos beneficios; su facilidad de aprendizaje; y su aplicabilidad en múltiples contextos. Yoga en combinación con atención plena Es ideal para aprender a relajarse.Uno de sus principales beneficios es que es capaz de reducir el estrés percibido. Según un estudio publicado en el revista de psicologia clinica, seguir un programa de ocho semanas basado en sesiones de atención plena fue efectivo para reducir el estrés diario de los participantes. Pero no tienes que esperar casi dos meses para sentirte mejor. De hecho, las personas que participaron en esta investigación informaron que a la mitad del programa, a las cuatro semanas, su nivel de estrés fue significativamente menor. Dedicar tiempo cada día a practicar la relajación. Cultivar la relajación es una tarea que requiere disciplina y constancia, pero por supuesto que vale la pena. eso. Es una inversión en el propio bienestar, así como una fantástica oportunidad para relajarse y cuidarse. Finalmente, hay muchas maneras de relajarse, y no todas funcionan igual para todos. Por lo tanto, la primera tarea debe ser conocerte a ti mismo y probar todos los ejercicios hasta encontrar el que mejor se adapte a ti. Te puede interesar…

Otras notas de Salud:  ¿Cuál es la importancia de añadir fibra en las dietas?

Dejá un comentario