Cuidado de mayores y pacientes crónicos en verano

El Consejo General de Enfermería y el Instituto de Investigación en Enfermería han puesto en marcha una serie de consejos para ayudar a las familias a cuidar a personas mayores y enfermos crónicos durante estas vacaciones, centrándose, entre otras cosas, en la prevención de complicaciones, el seguimiento de su medicación y su correcta alimentación.

El verano es sinónimo de vacaciones y en la mayoría de los casos eso significa reunirse en familia, salir de la rutina, disfrutar fuera de tu lugar de residencia. En este contexto, los ancianos y los pacientes crónicos requieren cuidados adecuados a su condición.

Estas son las recomendaciones en vacaciones

Así, con el fin de ayudar a las familias, el Consejo General de Enfermería (CGE) brinda las siguientes orientaciones:

Precauciones generales

Tres aspectos fundamentales:

  • Atención urgente. Por lo que pueda pasar, es fundamental tener localizado el teléfono de atención de urgencias y el centro de salud más cercano.
  • Exposición al sol. Las horas centrales del día, es decir de 12 a 17 horas, hay que tener especial cuidado con el sol. De esta forma, se recomienda evitar la exposición al sol durante estas horas, además de recurrir a los mejores aliados durante el verano: la Protección solarla sombrero o Gorra y el Gafas de sol.
  • Ropas y zapatos. Los expertos señalan que la prioridad debe ser la comodidad, por lo que se sugiere el uso de ropa ligera, holgada y transpirable en colores claros.
Infografía CGE

Medicamento

Por otro lado, insisten en uno de los factores más importantes cuando se habla del cuidado de un paciente crónico o de una persona mayor: medicamento.

  • Estimar cantidades. Calcular el material que necesitará el anciano o enfermo crónico a lo largo del verano, además de la medicación, es fundamental.
  • Prescripción. En caso de medicación especial, llevar el informe con la prescripción médica del paciente, además de su tarjeta sanitaria.
  • Síntomas o efecto adverso. Anotar cualquier síntoma o efecto adverso del medicamento es algo a tener en cuenta. Así, podremos consultarlo cuando volvamos de vacaciones con el profesional sanitario.
medicación-infografia
Infografía CGE

Casa

En casa Tampoco debemos ser descuidados. Así, desde el Consejo General de Enfermería se recomienda contemplar los siguientes agentes

  • Quedarse. Baje las persianas y cierre las ventanas en las horas de calor.
  • accesorios. Evita los aparatos que produzcan calor, como hornos o secadoras. Además, se destaca algo importante a tener en cuenta: el ventilador a partir de 35ºC solo mueve el aire, no lo enfría.
  • caídas. Para evitar caídas, retire objetos y muebles para facilitar el tránsito y, si es necesario, coloque protección en las camas.
infografia-de-casa-de-vacaciones
Infografía CGE

Actividad física

En lo que se refiere a la salud, la actividad física cobra especial importancia. En este aspecto se indica:

  • Horas. Reducir la actividad al aire libre en las horas más calurosas es lo más sensato.
  • Lugares. Permanecer el mayor tiempo posible en lugares frescos oa la sombra evitará posibles golpes de calor o deshidratación.
  • exposición solar. Como se ha indicado anteriormente, se debe evitar la exposición prolongada al sol.
pacientes cronicos-actividad fisica-infografia
Infografía CGE

Alimentación

Por último, se hace hincapié en la alimentación

  • Hidratación. Se debe beber agua con frecuencia, incluso sin sentir sed: los expertos recomiendan consumir un litro y medio o dos litros al día entre agua, zumos naturales y bebidas isotónicas.
  • Alcohol y otros tipos de bebidas. No abuses de las bebidas alcohólicas, con cafeína o azucaradas.
  • Comidas ligeras. Evite las comidas copiosas o pesadas.
  • Calidad del agua. Es fundamental vigilar la calidad del agua y evitar el agua del grifo si no hay garantía.
ancianos-pacientes cronicos-dieta-infografia
Infografía CGE

Envejecimiento de la población y una nueva forma de afrontar las enfermedades crónicas

Las patologías crónicas afectan a más de 19 millones de personas en España. Aunque hay pacientes crónicos de todas las edades, su prevalencia se concentra especialmente en mayores de 55 años y aumenta con la edad.

Otras notas de Salud:  La pesadez de las molestias estomacales-úlceras

De hecho, el 40% de los españoles mayores de 50 años vive con dos o más enfermedades crónicas. Son responsables de más de 300.000 muertes al año, el 74,45% del total, y son las que más impacto tienen en la esperanza y calidad de vida de los ciudadanos.

Las previsiones demográficas indican que, en tres décadas, el 30% de la población española tendrá más de 65 años, lo que supondrá un aumento significativo del número de pacientes crónicos en el Sistema Nacional de Salud.

Ante las estimaciones, Florentino Pérez Raya, presidente de la CGE, señala la necesidad de abordar las enfermedades crónicas desde un enfoque diferente: además de priorizar la atención sanitaria en situaciones de enfermedad, el enfoque en las personas antes en el paciente, teniendo en cuenta los “determinantes sociales de la salud”.

En este sentido, Pérez Raya destaca el motivo por el que se lanzan estos consejos: “Es importante introducir al familiar y/o cuidador en todo el proceso para que, en coordinación con el profesional sanitario, el ciudadano pueda realizar y conseguir, sobre todo, , todo, buena adherencia al tratamiento”

Y es que, de seguir unos cuidados adecuados dependerá no solo de la salud del enfermo crónico o de los mayores bajo nuestra tutela, sino también de que el verano sea perfecto o no.

Dejá un comentario