Los pacientes, protagonistas en el abordaje holístico del dolor crónico

La concienciación de la sociedad, la inclusión del paciente en el tratamiento, la humanización de la asistencia sanitaria y la especialización en el dolor crónico, como parte del abordaje holístico del paciente, son algunas de las claves que se abordan en el libro “Vivir sin dolor, vivir mejor”. ”, publicado con motivo del 20 aniversario de la Fundación Grunenthal


El dolor crónico tiene un gran impacto en la calidad de vida de las personas que lo padecen. EFE

El dolor crónico es una enfermedad silenciosa invisibilizada por la sociedad que afecta al 16% de los adultos españoles, cuyo abordaje sigue siendo un reto para el sistema sanitario.

La duración promedio del dolor es de 10 años y no solo afecta físicamente, sino también emocional y psicológicamente.

Asimismo, el impacto negativo en la vida del paciente se extiende a su entorno familiar y laboral, ya que el 24,4% ha necesitado baja laboral y el 12% ha perdido su trabajo por este motivo.

Por ello, la Fundación Grunenthal, una entidad sin ánimo de lucro dedicada a mejorar la calidad de vida de los pacientes con dolor crónico a través de un enfoque psicosocial, ha recogido en un libro siete testimonios de personas relacionadas con esta patología para sus 20 años de actividad.

En la publicación, el Directora de Grunenthal, Ana Martinsrecuerda: “Hay mucho trabajo por hacer ya día de hoy, el dolor crónico sigue siendo una enfermedad silenciosa”.

Sensibilidad y empatía para tratar el dolor

El impacto del dolor crónico en la vida del paciente ha sido invisibilizado durante años y reivindicado por los afectados, profesionales sanitarios y asociaciones.

Otras notas de Salud:  ¿Quieres donar tu voz a los enfermos de ELA?

Isabel Colomina, paciente de migraña y presidenta de la Asociación Española de Migraña y Cefaleaexplica que “la empatía y la investigación en tratamientos pueden ayudar”, pero es importante “tener la sensibilidad suficiente para poder abordar lo que le importa a los pacientes para abordar el dolor”.

Colomina sufre los efectos de la migraña desde los 13 años, cuando tuvo su primera crisis.

El progresivo empeoramiento de las crisis ha repercutido muy negativamente en su calidad de vida, al igual que ha ocurrido con otros pacientes.

Comprender los factores desencadenantes y acceder a tratamientos nuevos y más efectivos fue fundamental para prevenir las crisis y poder controlar su enfermedad.

Sin embargo, la invisibilidad y banalización de la enfermedad y el dolor crónico han influido en el abordaje.

dolor de embarque
EFE

El paciente, agente esencial en el tratamiento del dolor

Precisamente, para realizar un abordaje adecuado, algunos expertos propusieron hablar de la “quinta constante vital” como Paloma Casado, responsable de Humanización del Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

Casado detalla en su testimonio que su participación en varias administraciones “sirvió para poner en marcha publicaciones para tratar el dolor como el documento-marco de consenso sobre dolor crónico del Servicio Nacional de Salud”.

El experto destaca que “la comunicación entre Administraciones y Comunidades Autónomas y las redes de información son fundamentales”.

Asimismo, “la humanización se tiene que dar no solo en un abordaje holístico”, sino también en la toma de decisiones, donde el paciente debe participar activamente.

Más conciencia en la sociedad.

En este contexto, la concienciación de la sociedad es fundamental para empatizar con los afectados. A este respecto, José Manuel González, periodista y director general de ServimediaAfirma que los periodistas “deben informar sobre el dolor”.

Otras notas de Salud:  Ocho consejos para prevenir el esguince de tobillo

El periodista destaca que “la sociedad está muy interesada en la salud, por lo que los medios tienen el desafío de incentivar a los periodistas a tomar conciencia, informarse e involucrarse en estos temas”.

González aclara que la especialización es relevante en este contexto para abordar adecuadamente el tema del manejo del dolor.

Por su parte, el investigador preclínico del dolor Carlos Goicoechea Precisa en su testimonio que es muy necesario establecer líneas de investigación del dolor.

Goicoechea recuerda que “debe haber comunicación entre médico e investigador, así como reconocimiento del dolor dentro del propio sistema sanitario”.

Asimismo, coincide en la necesidad de “incluir al paciente experto para colaborar con los profesionales médicos” en el tratamiento.

Coordinación, reconocimiento y formación, ejes de futuro

Por su parte, María de Madariaga, anestesióloga y especialista en dolor crónicolamenta que haya “falta de recursos e inversiones” que ha dificultado el planteamiento.

Por ello, señala que “hay que mejorar la coordinación entre administraciones, la accesibilidad en los tratamientos y humanizar los servicios sanitarios”.

“La formación debe ser un pilar fundamental en los próximos años mediante el uso de la tecnología como sentido clínico y no como sustitutivo”, apunta. María Pilar Rodríguez, responsable de Formación, Investigación y Metodología de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia.

La experta coincide con sus compañeros en que la inclusión del paciente es importante y apunta a la necesidad de “mejorar la formación específica de los profesionales sanitarios para el abordaje del dolor crónico”.

Dejá un comentario