Ucrania: voz de alarma por los traumas mentales

Tres meses después de la guerra en Ucrania, la ONU ha hecho sonar la alarma sobre la necesidad de intensificar urgentemente los esfuerzos para brindar a los niños vulnerables apoyo psicosocial y especializado, en medio de necesidades de salud mental y salud mental “tremenda”. los continuos peligros que la invasión rusa representa para los niños, incluida la violencia sexual y de género

“Estimamos que las cifras en términos de todas las formas de violencia contra los niños seguramente se contarán por decenas de miles“, dijo Aaron Greenberg, asesor regional de protección infantil de Unicef ​​para Europa y Asia Central, preocupado por el trauma mental que les va a causar esta guerra.

La situación en los orfanatos

Antes de que estallara la guerra, los orfanatos, internados y otras instituciones en Ucrania albergaban a más de 91.000 niños, aproximadamente la mitad de ellos con discapacidades.

Hoy, según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), solo un tercio de ese número ha regresado a casa, incluidos los evacuados del este y el sur,

El impacto de la guerra en estos niños ha sido particularmente devastador.Greenberg explicó.

Ucrania: trauma mental

Tras condenar la muerte de cientos de niños en los bombardeos, la agencia de la ONU ha advertido que muchos otros han sufrido trauma mental severo relacionado con la “experiencia directa” de la violenciatanto física como sexualmente.

Pese a todo, la asesora de Unicef ​​subrayó que, gracias a su resiliencia natural, muchos niños afectados “se recuperarán” si pueden volver a la escuela y empezar a sentir cierta normalidad en sus vidas.

Otras notas de Salud:  Alternativas con legumbres para compensar su bajo consumo

Otros necesitarán más apoyo psicológico, mientras que un número más pequeño pero significativo desarrollará síntomas de PTSD generalmente dentro de los dos a cuatro meses de su experiencia.

Los traumas mentales en este último grupo requerirán un apoyo intensivo de profesionales.

Los problemas se acumulan

Una de las prioridades de la agencia de la ONU es aumentar las inversiones en proveedores de salud mental de las ONG locales para ayudar a los niños y jóvenes que aún están bajo tutela, apoyando al gobierno ucraniano.

Sin embargo, Greenberg señala que no es fácil encontrar suficientes profesionales ya que ellos también se han visto afectados por el conflicto.

“Hay niños que permanecen en instituciones que no fueron desalojadas ni interna ni externamente, y hay niños en familias de acogida cuyos pagos fueron interrumpidos temporalmente, y hay niños en tutela, un número significativo, entonces cuando todo esto suma, el número de niños necesitados que eran vulnerables antes de la crisis y cuyas vulnerabilidades ahora se han acelerado, es increíblemente alto“.

En toda Ucrania, UNICEF ha desplegado 56 unidades móviles para brindar servicios de salud especializados a niños traumatizados, así como 12 equipos móviles dedicados a la violencia en el este.

Más de 7.000 mujeres y niños han recibido servicios de prevención de violencia, mitigación de riesgos y respuesta a la violencia, incluida la violencia de géneroincluso en las partes orientales del país.

Colapso en el sistema de salud

Por su parte, la ONG española Médicos del Mundo ha informado de que el El colapso del sistema sanitario es una de las consecuencias más dramáticas que ha sufrido la población en estos tres meses de conflicto en Ucrania.

Otras notas de Salud:  Los porqués del reflujo digestivo, causa de acidez, ardor y regurgitación

Según esta organización, además de los ataques perpetrados contra la infraestructura sanitaria, las líneas de abastecimiento no funcionan y las necesidades sanitarias de la población se disparan.

Por un lado, la falta de recursos materiales y humanos ha afectado directamente los programas regulares de salud.

Por ejemplo, el programa de vacunación infantil corre el riesgo de no alcanzar sus metas de cobertura. Y los programas de TB y VIH han sido descontinuados.lo que impide el acceso de los pacientes a los medicamentos y la demora o suspensión de su tratamiento.

La escasez de medicamentos e insumos médicos es otro gran obstáculo. Las empresas farmacéuticas ucranianas y sus centros logísticos estaban ubicados en el centro, este y sur del país, lo que ha dificultado su distribución a la población.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el número de ataques a instalaciones sanitarias en Ucrania desde el inicio del conflicto armado ya superó los doscientos.

Del total (235 ataques), 167 han afectado a instalaciones sanitarias, 28 han afectado al transporte, incluidas ambulancias, y se han cobrado 75 vidas y 59 heridos.

En las zonas sitiadas se han interrumpido los servicios esenciales, especialmente la atención médica, porque la población se ha visto obligada a sobrevivir durante largos períodos sin acceso a alimentos, agua, electricidad, bajo la amenaza de bombardeos.

Y esas zonas libres de ataques, a pesar de ser lugares más seguros, sufren de presión hospitalaria al ser refugio de cerca de 8 millones de personas que, según la ONU, han sido desplazadas internamente.

Esto sitúa a las personas mayores en una situación de especial vulnerabilidad. Y es que se estima que el 20% de la población ucraniana tiene 60 años o más, siendo la mayor proporción de personas mayores en un entorno humanitario..

Un dato preocupante ya que las personas mayores suelen verse afectadas por enfermedades crónicas que no pueden afrontar por falta de tratamiento.

Otras notas de Salud:  Atención a conductas suicidas y refuerzo especialistas
Un médico de Médicos del Mundo mide la presión arterial de un paciente en una clínica de Ucrania/©Médicos del Mundo/Foto cortesía de esta organización

Ucrania: defendiendo el derecho a la salud

El diagnóstico de salud en Ucrania es grave, pero también existe el compromiso de revertir esta situación.

“En un contexto de conflicto, sanar las heridas y apoyar la salud mental de las personas no solo es un derecho inalienable e incuestionable, también es la base de todo lo demás”, Ha señalado Nieves Turienzo, presidenta de Médicos del Mundo, una organización humanitaria que trabaja en Ucrania desde 2015, que anteayer ofreció un encuentro abierto a los periodistas en su sede de Madrid.

Lo más urgente en un conflicto armado es tratar las heridas de la guerra, pero también lo es atender los trastornos y traumas de salud mental y psíquica que se dan y que no se ven.

La distribución de material médico, evaluación de necesidades, atención primaria directa tanto en unidades móviles como en centros de salud son algunas de las funciones que desarrolla esta ONG en Ucrania.

Mejorar la salud mental de la población es otro pilar fundamental de su intervención, que consiste en sesiones de apoyo grupal, asistencia psicosocial individual y apoyo a la atención primaria con atención psicológica a pacientes con somatización, llegando a zonas tan afectadas por la violencia y las desapariciones como la Bucha. distrito, fuera de kiev.

El conflicto bélico, concluye la citada ONG, tiene un impacto devastador en los 7,5 millones de niños del país.

Cientos han muerto y muchos más han resultado heridos y sufren un profundo trauma mental por la violencia que los rodea.

Dejá un comentario