Bajan casos y muertes en el mundo y China se blinda ante ómicron

El número de nuevos casos confirmados y muertes por covid sigue cayendo en el mundo en la última semana, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En cambio, China ha optado por las restricciones más duras, como el confinamiento en la ciudad de Shanghái, para someter a la variante omicron del Sars-CoV-2.


Control policial en una zona residencial de Shanghái (China) confinada por la covid. EFE/EPA/ALEX PLAVEVSKI

Para hacer frente al mayor brote de covid registrado en China -con más de 20.000 casos activos y más de 200.000 asintomáticos repartidos por varias provincias- desde que comenzó la pandemia, las autoridades han sacado de su guión habitual, que implica fuertes restricciones a la movilidad, las fronteras el cierre al exterior y el confinamiento de ciudades enteras como en el caso de Shanghái.

Pero en el mundo, por tercera semana consecutiva, los indicadores bajan: 24% contagios y 18% muertes.

El total mundial de la última semana ha sido de 7 millones de nuevos casos de covid-19 y 22.000 muertes adicionales, con descensos observados en todas las regiones.

Con ello, el total de personas contagiadas desde que comenzó la pandemia y que se sometieron a una prueba diagnóstica asciende a 496 millones, mientras que las muertes alcanzan los 6 millones a nivel global.

La OMS insistió en que estas tendencias positivas deben interpretarse con cautela en la medida en que muchos países están cambiando su estrategia de pruebas y las pruebas han disminuido considerablemente, lo que lleva a que se detecten menos casos que los reales.

Esta organización indicó que continúa monitoreando varias subvariantes de la variante omicron, que representa el 99,2% de todas las secuenciaciones genéticas realizadas en el mundo.

Otras notas de Salud:  Un agente infeccioso posible origen de la hepatitis infantil aguda

Así, los científicos están siguiendo así la evolución de las subvariantes BA.1, BA2, BA3, así como las más recientes BA.4 y BA.5, además de la forma recombinada de BA.1 y BA.2, con la con el fin de determinar sus características y comprender su posible impacto en la salud pública.

China, inflexible ante la covid

La metrópolis de Shanghái, en el este de China, continúa su estricto confinamiento a merced de la política de “covid cero” pese al agotamiento de sus residentes, mientras la prensa oficial insiste en que se puede derrotar a omicron y las redes sociales silencian las voces más críticas con las restricciones.

El goteo de contagios sigue aumentando en la ciudad, con 1.189 positivos y más de 20.000 contagios asintomáticos -Beijing no los contabiliza como casos confirmados a menos que presenten síntomas-, contabilizados hoy por los 994 de ayer y los 1.006 del lunes.

Las restricciones en esta ciudad, la más rica de China y hogar de 26 millones de personas, comenzaron oficialmente el 28 de marzo, aunque para entonces ya había edificios residenciales que llevaban semanas completamente aislados del exterior.

A pesar del agotamiento de los vecinos, que han denunciado escasez de alimentos o miedo absoluto a la posibilidad de acabar en centros de aislamiento donde la higiene brilla por su ausencia, las autoridades siguen inflexibles en su estrategia, y la ola se ha saldado hasta el momento. con solo dos muertes.

Vence a omicron, si actúas a tiempo

China teme que abrir la mano suponga un fuerte aumento del número de muertos -le preocupa que muchos mayores de 60 años no hayan recibido la tercera dosis de la vacuna-, lo que se ha traducido ahora en una ofensiva propagandística a favor de ” cero covid”.

Otras notas de Salud:  Depresión: los seis mitos más frecuentes

“Ya hubo críticas de Occidente cuando la variante delta del coronavirus comenzó a extenderse el año pasado. Son como un disco rayado. Ya hemos visto el gran fracaso de Estados Unidos y Europa para contener la pandemia. O son ignorantes. o tienen motivos ocultos. Sí, la situación en Shanghái es grave, pero otras ciudades chinas ya sufrieron brotes de omicrones y se recuperaron”, despacha el periódico estatal China Daily en un editorial.

El lema oficial es que “puedes vencer al ómicron” si se controla a tiempo, según el medio, y pone como ejemplo la “intervención temprana” llevada a cabo en las ciudades de Shenzhen, Qingdao o Tianjin, algo que Canton está intentando replicar ahora -hoy se confirmaron 22 nuevos casos- con varias rondas de pruebas y el cierre de paradas de metro y edificios residenciales.

En el caso de Shanghái, donde el virus ya se ha extendido entre la población, el rotativo defiende que “el confinamiento es necesario” y asegura que rendirse no es una opción: “Tenemos herramientas para evitar miles de muertes. Sería inmoral para alguien a quien pedir sacrificar vidas humanas a expensas del beneficio (económico)”.

covid chino
Los trabajadores comunitarios entregan alimentos en una comunidad residencial debido al bloqueo de covid en Shanghái, China. EFE/EPA/ALEX PLAVEVSKI

Pero no solo la prensa oficial vive del régimen comunista, que también ha recurrido a trabajadores de la prevención, enfundados en sus monos, patrullando la ciudad megáfono en mano para enviar de vuelta a casa a quien se salte el confinamiento.

En Shanghái también se han producido algunas escenas dramáticas como la protagonizada por un policía que, negándose a aportar pruebas, quiso llevar a una pareja a uno de los temidos centros de aislamiento por presuntamente dar positivo en uno de los múltiples test que se realizan. en la ciudad, coge el periódico South China Morning Post.

Otras notas de Salud:  Investigación sobre el lupus publicada en Nature

“Estás seguro si te lo digo”, dijo el agente, según una grabación de la conversación que se volvió viral en Internet.

El gobierno municipal anunció este lunes que abrirá una investigación para esclarecer los hechos, y también emitió una disculpa por su gestión en la red social china Weibo, similar a Twitter, en la que se eliminaron los comentarios más críticos de los internautas.

La mayoría de ellos expresaba su decepción con los funcionarios, se quejaba de la dificultad de comprar alimentos o expresaba dudas sobre la viabilidad de aislar a las decenas de miles de personas que dieron positivo en centros de cuarentena u hospitales.

La administración central espera que las autoridades locales detengan la marea, y mientras Shanghái atraviesa su peor semana de confinamiento hasta la fecha, el presidente chino, Xi Jinping, se encuentra en una gira de inspección por la provincia insular de Hainan, donde ha aconsejado a los miembros del Partido Comunista que hagan sus mejor para “garantizar que la vida de las personas mejore cada día”.

El primer ministro, Li Keqiang, hizo lo propio en la provincia de Jiangxi, al este del país, desde donde pidió “esfuerzos para estabilizar la economía en un rango adecuado” y “permanecer alerta ante las presiones a la baja”, en aparente referencia a los brotes que amenazan con paralizar el país.

Dejá un comentario