in , , , , , ,

Yoga para prevenir enfermedades cardíacas

El yoga es una disciplina milenaria en oriente pero en el lado occidental del mundo ha cobrado gran popularidad en la última década, hoy en día se pueden tomar clases de yoga en clubes, spas, parques y diversos centros especializados.

Producto de esto numerosos científicos se han interesado por las repercusiones de esta disciplina en la salud, así es que un grupo de científicos de la Universidad de Harvard, liderado por la Dra. Paula Chu, se dio a la tarea de compilar y analizar todos los datos derivados de 37 estudios realizados.

En estos ensayos clínicos, que habían sido realizados hasta el año 2013, se estudiaron los efectos del yoga en 2768 personas incluyendo diversos perfiles, desde jóvenes totalmente saludables hasta adultos mayores con afecciones cardíacas. El promedio de edades era de 50 años y el seguimiento de los estudios oscilaba entre los 3 meses, los más escuetos, al año, en los más profundos.

La doctora a cargo del informe anunció que los resultados comparados permiten afirmar que el yoga disminuye el colesterol, la presión arterial, la frecuencia cardíaca, entre otras variables de riesgo en las cardiopatías más comunes. Se tuvieron en cuenta todos los factores que conforman el síndrome metabólico, una patología que combina diabetes con problemas cardíacos. “Estos efectos positivos facilitarían y complementarían un enfoque para mejorar la salud cardiovascular” declaró Chu.

Específicamente la práctica frecuente de yoga incide en:

  • la presión diastólica (el valor mínimo) que cayó 4,9 mm Hg. aproximadamente
  • la presión sistólica (el valor máximo) se redujo 5,21 mm Hg aproximadamente
  • la frecuencia cardíaca promedio se redujo 5 latidos por minuto
  • el colesterol LDL o “malo” disminuyó 12,14 mg/dl aproximadamente
  • el colesterol HDL o “bueno” aumentó 3,20 mg/dl aproximadamente
  • los participantes adelgazaron alrededor de 2,5 kilos en promedio

Estos resultados fueron similares y en casos mejores que los de pacientes que practican actividad aeróbica. En los diversos estudios analizados se comprendían una gran variedad de escuelas de yoga desde el Hatha hasta el Vinyasa.

Para concluir, la cabeza del estudio señaló que “no estamos recomendando que los pacientes se deshagan de sus medicamentos o reemplacen las consultas médicas o los hábitos físicos. Pueden conversar con sus médicos sobre la viabilidad de practicar yoga“.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Cinco claves para que un hombre entienda el período

¿Cómo evaluar el valor nutritivo de los alimentos?