Tips para hacer ejercicio a pesar del frío

3 de agosto de 2012 0
Tips para hacer ejercicio a pesar del frío
Cuando llega el frío del invierno por lo general reducimos el programa de actividad física. Sin embargo, si se deja de lado el deporte se puede perder el estado físico trabajado durante el año, algo que no sólo repercute en nuestra salud, sino que además quedamos expuestos a lesiones y molestias al retomar la actividad. Enterate en esta nota cómo proteger las articulaciones a través de los ejercicios y la alimentación

En otoño nuestro cuerpo ya siente el cambio de temperatura y los músculos se tensan y demuestran poca elasticidad. Este fenómeno tiene un gran impacto a la hora de practicar deporte: tanto en competencia, como en cualquier otra actividad al aire libre, las articulaciones pueden verse afectadas en sus movimientos y generar numerosas lesiones en el cuerpo. Por esta razón, un buen precalentamiento en esta época fría del año es vital.

Cómo cuidar los músculos

Para que la musculatura no sufra ningún tipo de lesión durante los entrenamientos o competencias, la clave está en relajar las fibras musculares para que no haya ninguna tensión. El frío es claramente un factor de estrés para el músculo, que se mantiene contraído y más rígido que de costumbre. Por este motivo, tenemos que lograr darle calor para que llegue a su temperatura normal y así minimizar el riesgo de sufrir lesiones.

El músculo no es la única víctima del frío invernal, también se ven afectados los tendones, que son parte importante de las articulaciones: aunque no parezca, o no le demos la importancia que merece, es fundamental calentar a conciencia. Para ello, los ejercicios de estiramiento en los grupos musculares a utilizar deben durar más de lo común para evitar lesiones. Esto debe hacerse tanto al inicio como al final de la actividad.

La alimentación también ayuda

Dentro de los cuidados que se pueden tener a la hora de poner el músculo en actividad, la alimentación es un factor a tener en cuenta. Hay ciertos alimentos que nos brindan componentes que facilitan la eliminación de líquidos y toxinas. La retención de líquidos a causa de artritis, reuma o exceso de ácido úrico produce grandes dolencias.

Alimentos que contengan glicina y prolina, como la gelatina, siempre van a estimular una mejor movilidad de las articulaciones. Estos dos aminoácidos colaboran activamente en el desarrollo y desempeño de las estructuras conjuntivas del cuerpo humano. El colágeno, como componente fundamental de los tendones, está presente en la gelatina y ayuda a fortalecer nuestras articulaciones.

Tomar agua y bebidas con sales minerales, en combinación con una dieta balanceada, sirve también para promover un buen cuidado del cuerpo.

Consejos para evitar lesiones

Entre las lesiones más comunes que ocurren en cualquier época del año, según el nivel de gravedad, encontramos: la fractura, las contracturas musculares, los desgarros, los esguinces, las distensiones de ligamentos y las luxaciones.

Para prevenirlas el primer dato a tener en cuenta es prestar especial atención a cualquier molestia, sea fuerte o no. El dolor siempre va a ser indicador de que algo no está funcionando correctamente. Por eso, es aconsejable que frente a cualquier incomodidad se detenga la actividad física y se consulte a un profesional deportólogo.

Fuera del estrés que causa el frío en nuestro cuerpo, es recomendable realizarse un estudio de aptitud física antes de comenzar a practicar deporte cada año. Esto permitirá conocer patologías que pueden ser de mayor o menor gravedad, y que pueden afectar el desarrollo de la actividad en un futuro.

El frío no es excusa para dejar de estar en forma y trabajar para alcanzar una mejor calidad de vida. Lo importante es el precalentamiento adecuado de articulaciones y no caer en la pereza.

Autor: Salud.com.ar