in , , ,

¿Qué hacer con los poros abiertos?

La piel posee poros que son el elemento que le permite comunicarse con el exterior, tanto para eliminar toxinas, desechos e impurezas como para absorber nutrientes, hidratarse y oxigenarse, otra de sus funciones es equilibrar la temperatura de la piel y del organismo en general.

Todas las glándulas sudoríparas, seborreicas y folículos capilares tienen sus terminaciones en poros, forma en la que, como se mencionaba anteriormente, se comunican con el entorno, con el exterior y tienen una comunicación con el mismo que les permite actuar acorde a este poniendo en funcionamiento diversos mecanismos de adaptación.

Su función es necesaria y vital pero al abrirse más allá de lo normal no resultan estéticos y la mayoría de la gente desea ocultarlos, este es un problema que sufren hombres y mujeres por igual, jóvenes o adultos.

Además un poro dilatado tiende a acumular impurezas y al hacerlo es más vulnerable a infectarse y manifestar anormalidades en la piel como irritaciones o acné, aunque esto no siempre supone una relación directa.

Los poros dilatados surgen por diversos factores, algunos tienen que ver con la contextura y particularidad de cada organismo, otros con el sexo, otros con los hábitos, otros con la edad o debido a una combinación de algunos de estos puntos.

Usualmente las personas que tienen piel grasa sufren de poros más abiertos, por lo que también tienen una mayor tendencia a manifestar infecciones en la piel. Ciertos medicamentos y/o cosméticos, la piel poco hidratada, el tabaquismo, el estrés o la ausencia de descanso apropiado también son potenciales causantes de la manifestación de poros abiertos.

Con la edad la tendencia aumenta ya que la piel pierde su elasticidad. Con respecto a los sexos, el hombre tiene mayor tendencia a sufrir poros abiertos, pero las mujeres durante su ciclo menstrual o en vísperas de la menopausia son más propensas a manifestarlos.

Las zonas con mayores probabilidades de manifestar poros abiertos son aquellas que reúnen la mayor cantidad de glándulas sebáceas, esto es el rostro y la llamada “T sebácea” (espalda y hombros).

Las formas de prevenirlos son:

  • Mantener siempre la piel limpia, sino los poros se abren para intentar eliminar desechos.
  • Cuidar la hidratación de la dermis en estas zonas, sino los poros se abren intentando absorber agua del ambiente.
  • Descansar de forma adecuada para evitar que la piel se estrese y desgaste.
  • Evita exponer la piel a sustancias nocivas, principalmente el humo del cigarrillo.

En caso de que aparezcan es recomendable consultar con un dermatólogo la mejor solución para el tipo de piel que se posee ya que este no es un problema fácil de solucionar. Usualmente se recomienda extremar la higiene del rostro, realizar tratamientos exfoliantes (naturales y químicos) y/o aplicar mascarillas con productos astringentes (los cítricos son los que mejores resultados dan).

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Carlos Gianantonio, el médico argentino reconocido mundialmente

¿En qué consiste la heteroflexibilidad?