in ,

Las particularidades de la fractura de Cristina

El pasado Viernes 26 de Diciembre la Presidenta sufrió una fractura en su tobillo izquierdo, recientemente se dio a conocer que fue producto de una caída en su residencia de Río Gallegos luego de pisar un líquido deslizante que no fue advertido por ella ni por sus acompañantes.

Producto de este accidente la mandataria debió suspender sus actividades hasta mediados de enero, suspendiendo un encuentro con el Papa Francisco en el que se conmemorarían los 30 años de la intervención papal en el conflicto de Malvinas.

La fractura de tobillo es la ruptura de uno o varios huesos del tobillo, técnicamente hablando afectan a la pinza bimaleolar o tibio-peronea-astragalina. Este tipo de fracturas ocupan el segundo lugar en el índice de frecuencia de este tipo de incidencias óseas, esto es debido a que los huesos de esta región del cuerpo soportan fuerzas de hasta 4 veces el peso corporal.

Estas fracturas pueden afectar a uno o ambos lados del tobillo y según su gravedad pueden ser clasificadas como:

  • Parciales: El hueso se encuentra roto parcialmente fisurado
  • Completas: El hueso esta calado y separado en dos partes

Dependiendo de la seriedad de la lesión y las elecciones del médico a cargo este tipo de afección puede requerir cirugía o no. Por lo general se toma la decisión de intervenir quirúrgicamente cuando:

  • La fractura llega hasta la articulación del tobillo
  • Los tendones y/o ligamentos también están rotos
  • Existe el riesgo de que la lesión no sane adecuadamente
  • Los extremos de los huesos se encuentran desplazados

La cirugía se realiza corrigiendo el desplazamiento y colocando clavos o piezas metálicas para apoyar la correcta ‘soldadura’ del hueso, estos pueden ser insertados de manera temporal (requiriendo una segunda cirugía para retirarlos) o permanente.

En casos, la colocación de un yeso o férula tiene el objetivo de impedir el movimiento de la articulación, evitar la carga de peso sobre la zona afectada que implicaría una complicación del cuadro y favorecer la sanación de la ruptura. El uso de este tipo de apoyos es recomendado por períodos de entre 5 a 8 semanas y dependiendo del caso esto puede extenderse, a veces los primeros días luego de la fractura se evita el uso de yeso. Al cabo de este período puede ser preciso el uso de férulas que otorguen mayor movilidad por algún tiempo más.

Por lo general se necesita acudir a terapias de rehabilitación ya que luego del uso del yeso lo músculo del pie y la pierna se debilitan y es necesario reconstituirlos.

Es posible deducir, por la cantidad de tiempo que se ha anunciado su reposo, que la presidente presenta una fractura parcial del tobillo que no requerirá intervención quirúrgica pero si la mantendrá en reposo por algunas semanas y reducirá sus posibilidades de movilidad por algún tiempo más.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Las 5 bebidas que generan depresión

Las enfermedades más comunes del verano