La verdad sobre la cirugía para obesos

7 de abril de 2011 0
La obesidad es uno de los mayores problemas de salud en la actualidad. La solución quirúrgica para este conflicto no es siempre ideal ni posible, por lo que es bueno tener en cuenta cierta información

Los casos de obesidad y el sobrepeso incrementan sus cifras día a día, como así también lo hacen las consultas por cirugía bariátrica. Lo importante a tener en cuenta en estos casos es que este tipo de intervención es un medio de ayuda para que los pacientes recuperen progresivamente su peso normal, pero los cambios en los hábitos alimenticios y estilo de vida son fundamentales para sostenerlo.

Luego de probar varias dietas y ejercicios muchos pacientes no ven otra solución que la cirugía: su confiabilidad y la calidad de sus resultados hacen de las diferentes técnicas quirúrgicas una excelente opción, dándole la posibilidad a muchos hombres y mujeres de encontrar una salida para una enfermedad de difícil solución.

Lo más importante es ser realistas cuando barajamos la posibilidad de optar por la cirugía para tratar la obesidad, echando por tierra ciertas concepciones erradas sobre esta solución.

1- La cirugía ayuda al paciente a volver a su peso normal, pero el verdadero cambio a largo plazo se logra cuando el paciente entra en conciencia y realiza un cambio en su conducta alimentaria y de ejercicio.
2- Debido a la variedad de técnicas existentes es necesario consultar a un especialista para que nos recomiende si nuestro problema puede ser resuelto por una de estas vías, y en caso afirmativo, cuál.
3- Si bien toda cirugía implica un riesgo, la obesidad severa representa un problema que arrastra un sinnúmero de complicaciones reales para nuestra salud.
4- Es cierto que muchas técnicas quirúrgicas realizan un achicamiento del volumen del estómago, pero no todas actúan sobre el deseo de comer, por lo que es posible que esta necesidad se mantenga inmodificada.
5- El problema de la obesidad no finaliza con la operación: es simplemente un punto de partida, pero el esfuerzo y el seguimiento profesional deben continuar.
6- Es importante hacer hincapié en que todo proceso de descenso de peso debe ser lento y progresivo: si bien con la operación la pérdida de peso es brusca, la siguiente etapa es paulatina.
7- Cada caso de obesidad y sobrepeso es único, por lo que un especialista deberá ser quien indique cuántos kilos es necesario bajar y cómo hacerlo.
8- Es importante también tener en mente que si el paciente no respeta las recomendaciones de su médico puede hacer totalmente inútil la operación.

Autor: Salud.com.ar