La hepatitis C, un asesino silencioso

4 de abril de 2012 0
La hepatitis C, un asesino silencioso
La hepatitis C puede en algunos casos ser interpretada como una gripe y desaparecer en pocos días. En otros casos puede ser un problema persistente que lesiona el hígado progresivamente, casi sin dar señales. Conocé los factores de riesgo y síntomas de esta enfermedad

Se estima que entre el 1 y el 2% de los argentinos tiene hepatitis C, mientras que la Organización Mundial de la Salud reporta cifras que alcanzan los 170 millones de casos alrededor del mundo. El principal problema asociado con este mal es que 4 de cada 5 infectados no lo sabe, debido a que se trata de una enfermedad que no presenta indicios claros hasta que el hígado comienza a dar señales de alerta. De esta manera la hepatitis C se convierte en una importante causa de muerte, a pesar de que existen tratamientos muy efectivos.

Contagio de hepatitis C

El proceso de contagio de la hepatitis C es a través de la sangre, especialmente transfusiones, uso de jeringas infectadas, trasplantes de órganos, consumo de drogas inyectables y, en menor medida, por medio de encuentros sexuales. Desafortunadamente uno de los riesgos más grandes que existen en la región está vinculado con procedimientos médicos inseguros en los que se utiliza material descartable en repetidas ocasiones.

Cabe recordar que los virus que causan las hepatitis A, B y C son diferentes: actualmente para los dos primeros tipos existen vacunas preventivas, mientras que para la C no, aunque los tratamientos son cada vez más efectivos, como las píldoras de antivirales, que tienen una tasa de éxito muy alta, cercana a los 4 de cada 5 casos tratados.

Síntomas de hepatitis C

La clave, según señalan los especialistas, es anticiparse a los síntomas. Para lograr esto es necesario aplicar el tratamiento a tiempo y así prevenir la cirrosis y las consecuencias que trae consigo. Alcanzar este objetivo requiere un rastreo efectivo de casos en la población y la detección de grupos de riesgo.

Como mencionamos anteriormente, la hepatitis C suele no tener manifestación alguna hasta que comienza a fallar el hígado, por eso se convierte en un verdadero peligro para la salud. A pesar de que no existan fuertes campañas de concientización, esta enfermedad supera al sida en número de víctimas, por lo que lentamente algunos centros de salud y obras sociales van asimilando la importancia que tienen las tareas de educación al respecto.

Factores de riesgo

Los profesionales recomiendan realizarse el test en caso de:

- Haber recibido una transfusión de sangre
– Haber sido trasplantado
– Haber compartido jeringas
– Haberse realizado tatuajes o piercings con material no descartable
– Ser portador del virus del sida
– Ser paciente en hemodiálisis
– Haber tenido sexo inseguro

Autor: Salud.com.ar