in , , ,

Efectos secundarios del bypass gástrico

Es importante comprender que no existen soluciones milagrosas a la hora de bajar de peso: el bypass gástrico puede parecer una opción perfecta para perder kilos, pero es una operación que pone en riesgo nuestra vida y que enfrenta a los pacientes a numerosos efectos secundarios que pueden ser graves bajo ciertas circunstancias.

Un ejemplo de esto es el caso de Jodie Swinburne, una mujer de 31 años que tenía la esperanza de encontrar en el bypass gástrico la respuesta que años de dietas no supieron darle. Sin embargo, lejos de lograr su objetivo, la operación la puso cara a cara con la muerte.

Jodie pesaba más de 120 kilos cuando se decidió a someterse al bypass gástrico. Desde que se realizó el procedimiento su peso descendió a poco más de 50 kilos y ha tenido que pasar por muchas otras operaciones y sufre actualmente deun cuadro de malnutrición. Además, la mujer de Twichenham, Middlesex, debe ser alimentada por una sonda.

"Cuando me miro al espejo no me reconozco. Mis huesos sobresalen, mi piel es muy pálida y mis ojos están hundidos. No me veo como la mujer llena de vida que solía ser", confesó Jodie.

La mujer afirma que comenzó con sus problemas de peso luego de dar a luz a su hija, que hoy tiene 11 años. "Siempre fui relativamente gordita. Me llenaba de comida chatarra y jamás tocaba una fruta o un vegetal", comentó.

"Cuando tenía sobrepeso odiaba mi aspecto. Mi confianza y autoestima estaban tan bajas que evitaba mirarme en el espejo y no podía vestir la ropa que me gustaba", agregó la mujer de 31 años.

En busca de una solución

Para revertir su realidad Jodie decidió tomar hacer algo drástico: en julio de 2010 su situación comprometía gravemente su salud y luego de leer sobre el bypass gástrico decidió ir por él. "Mi doctor estuvo de acuerdo en que era una opción viable. Para mí era la solución perfecta. Los médicos me explicaron cuáles eran los riesgos, pero yo estaba dispuesta a enfrentarlos", indicó la mujer.

Luego de la operación se le pidió a Jodie que consumiera únicamente agua por algunos días, para luego pasar a ingerir bebidas proteicas. Luego de 8 semanas pudo comenzar a consumir comida sólida nuevamente.

Pero Jodie comenzó a sentir un dolor inmenso que no se aliviaba y en poco tiempo descubrió que no podía comer: cada vez que lo intentaba terminaba vomitando.

Los médicos le explicaron que ese era un efecto secundario que eventualmente superaría. Sin embargo, la salud de Jodie empeoraba rápidamente. "Estaba muy débil, no podía moverme. Los doctores decidieron llevar adelante otra operación en la que abrieron las paredes de mi estómago, ya que creían que era demasiado pequeño, pero no funcionó", recordó Jodie.

Su cuadro empeoraba semana a semana, hasta que en enero de 2011 comenzó a tomar vitaminas y tabletas nutricionales para poder recibir los nutrientes que su cuerpo requería. Luego de sufrir otro colapso fue internada en el hospital, donde le hicieron numerosas pruebas que permitieron a los doctores diagnosticarla con Beriberi, una enfermedad que afectaba los prisioneros desnutridos durante la Segunda Guerra Mundial.

"No podía creer que padeciera una enfermedad que sufrían personas hace 60 años. Pasé por todo esto para verme bien y ahora tengo el aspecto de una drogadicta", relata abrumada por la pena.

En mayo Jodie debió ser internada en una clínica del oeste de Londres, donde era alimentada por una sonda. Algunas semanas más tarde recibió el alta, aunque en agosto tuvo una grave recaída, por lo que los especialistas decidieron volver a internarla.

"Los doctores me dijeron que no hay esperanza de revertir el bypass, así que debo seguir adelante con mi vida y luchar contra esta enfmedad. Lo que deseo hacer ahora es explicarle a las mujeres que el bypass gástrico no es una opción mágica ni sencilla", concluyó Jodie.

¿Dónde encontrar otras formas de adelgazar?

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

De obesa a anoréxica

Lunares y manchas en la piel