Donante homosexual denuncia que una ley es discriminatoria

15 de junio de 2012 0
Donante homosexual denuncia que una ley es discriminatoria
Su nombre es Lisandro Pelegrina, tiene 24 años y se presentó en la Clínica de Cuyo, Mendoza, para donar sangre. Al informar que había tenido relaciones sexuales con otro varón en el último año la enfermera le negó la posibilidad de donar

Lisandro Pelegrina tiene 24 años, es estudiante de la Universidad Nacional de Cuyo y se convirtió en el primer mendocino homosexual en presentar una denuncia ante la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Provincia al no haber podido donar sangre en la Clínica de Cuyo.

Pelegrina explicó que se presentó en la clínica para donar sangre, pero al informarle a la enfermera que había tenido relaciones sexuales con otro hombre en el transcurso del último año se le negó tal oportunidad. “La mujer me dijo que es una ley nacional. Ante semejante respuesta, no pude retrucar. Me sonaba raro, pero ella me explicó que podía sacarme sangre pero prefería decirme antes que si lo hacía, después debía tirarla“, declaró el joven a Diario Uno de Mendoza.

Ley de Sangre

El argumento esgrimido por la enfermera existe y se apoya en la norma Nº22.990, también conocida como Ley de Sangre, que rige en nuestro país desde 1983. De acuerdo a esta determinación los donantes deben completar un formulario que tiene el valor de declaración jurada, reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS). El objetivo de esta información es proteger la salud del donante y del paciente que recibe la sangre.

La ley plantea que una persona no puede donar si fue sometida a un procedimiento odontológico, sufrió vómitos, fiebre o diarrea en las últimas 72 horas previas a la donación. Existen también otros criterios que determinan que un individuo no es apto para donar: padecer enfermedades cardíacas, afecciones pulmonares y asma bronquial, entre otras patologías excluyentes.

La norma que impidió que Pelegrina pudiera donar sangre es la que determina que los hombres que hayan tenido relaciones sexuales con hombres en el transcurso de los 12 meses previos a la donación no son aptos para hacerlo.

La denuncia

Lisandro explicó que “al final del formulario había una pregunta para hombres y otra para mujeres, que consultaba si desde 1977 a la fecha había tenido relaciones con un hombre. Yo puse que sí”, y aclaró que hace algunos años pudo donar en una carpa de la Obra Social de Empleados Públicos (OSEP), donde sólo le consultaron si tenía una pareja estable o relaciones casuales.

Por su parte, Andrés Leibovich, subsecretario de Políticas, Regulación y Fiscalización del Ministerio de Salud de la Nación, área de la que depende el Plan Nacional de Sangre, señaló que no se trata de un caso de discriminación, sino un “problema de interpretación”: para la OMS y la OPS la comunidad homosexual es tomada como un “grupo de riesgo”.

No es un formulario que discrimine a alguien. No preguntan si usted es gay o no. Sólo cuestiona sobre situaciones de riesgo. Es autoexclusión”, indicó el funcionario al medio local.

Cambio en el lenguaje

Ante la indignación, Pelegrina presentó su caso además en el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI). La representante de la entidad en la provincia, Valeria Martínez, comentó que el formulario es considerado discriminatorio y recomienda un cambio en el lenguaje.

Autor: Salud.com.ar