Diabetes: cómo incorporar postres y dulces a tu dieta

14 de marzo de 2012 0
Diabetes: cómo incorporar postres y dulces a tu dieta
Muchos diabéticos creen que los postres y dulces deben ser eliminados de su dieta. Sin embargo esto no es cierto, ya que los amantes de estas comidas pueden incorporarlos siempre y cuando lo hagan de manera inteligente. Enterate de todo a continuación

Una de las conexiones automáticas que se hace cuando pensamos en diabetes es la eliminación por completo de alimentos ricos en azúcar de la dieta. Sin embargo esto no es más que un mito: una persona que padece diabetes puede incorporar postres y dulces a su alimentación, siempre que lo haga en forma inteligente y conociendo el modo en que su organismo procesa estos alimentos.

Es importante aclarar otro de los mitos que existen en relación a la diabetes: comer alimentos con alto contenido de azúcar no es la causa directa del desarrollo de la diabetes tipo 1 o 2. La diabetes tipo 2 es causada por comer en exceso y tener sobrepeso, sumado a un factor genético, es decir, a una predisposición. Esto significa que no es clave el consumo de postres o dulces específicamente: si comés en exceso, sean alimentos dulces o papas fritas y hamburguesas, ganarás peso y tendrás mayores probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2.

La diabetes tipo 1 es un caso muy distinto: se trata de un problema autoinmune a partir del cual anticuerpos destruyen las células beta que producen la insulina y se hallan en el páncreas.

Decile sí a los dulces

Retomando el tema central del artículo, tener diabetes no significa eliminar por completo dulces y postres, como tampoco significa que puedas consumirlos libremente. Diversos estudios han revelado que no es tanto el tipo de carbohidrato que se consume lo que tiene un efecto considerable, sino la cantidad que es consumida. De esta manera es posible reemplazar comidas de acuerdo a la cantidad de carbohidratos que contienen, procurando ajustar las porciones para mantener tu glucosa estable.

Así, las personas con diabetes deben tener en mente que, por lo general, los postres y dulces están elaborados con azúcar refinada o procesada, por lo que en una pequeña porción tienen un alto contenido de azúcar.

Es importante también recordar que los alimentos con azúcar, además de los que tienen fibra y almidones, son carbohidratos y los carbohidratos son imprescindibles para que nuestro cuerpo tenga la energía necesaria para funcionar correctamente. Los carbohidratos simples suelen estar en postres y son los menos aconsejados para la dieta de una persona diabética, ya que proporcionan muchas calorías y muy poco valor nutritivo. Además son absorbidos rápidamente por el organismo y tienen un efecto casi inmediato en la subida del nivel de glucosa en sangre.

En conclusión la clave está en ser inteligente: saber elegir qué tipo de postre comer y cuándo hacerlo. Es mejor si elegís postres elaborados con leche descremada y sin azúcar y evitá los edulcorantes.

Búsquedas Recientes:

postres de hospitales

Autor: Salud.com.ar