in , ,

Conocé el nuevo tipo de adicción

Los productos ricos en carbohidratos son los más populares del mercado, por ser mucho más accesibles en todo sentido (precio, disponibilidad, publicidad, practicidad para ser consumidos) también son los más consumidos, suelen poseer también altos niveles de azúcares simples, y asegurar una dieta pobre en nutrientes.

Panes, galletas, golosinas, bebidas azucaradas, alfajores, bombones, etc. son, por lo general, alimentos procesados, con grandes cantidades de harinas y azúcares. Si bien es cierto que el azúcar funciona como combustible para músculos, células y diversas funciones del organismo, el cuerpo también necesita nutrientes para lograr este objetivo, por lo que consumir grandes cantidades de azúcar significa llenar al cuerpo de calorías vacías.

Una alimentación rica en productos procesados nunca sacia el apetito ya que el cuerpo sigue pidiendo nutrientes para funcionar correctamente y desea comer siempre más, con el correspondiente aumento de peso y dificultades de salud que esto implica.

Según un artículo de Juan Martín Romano, médico clínico especialista en nutrición, publicado por diario Clarín, “Los argentinos consumimos más calorías de derivados de cereales refinados y papas que de azúcar. Los alimentos ricos en almidón, como el pan blanco, arroz blanco, papas y galletitas se digieren rápidamente como glucosa, haciendo subir los niveles de insulina y programando al cuerpo para el aumento de peso y las enfermedades crónicas”.

Este tipo de hábitos alimenticios, según el especialista citado, se han transformado en materia de salud pública, ya que están causando estragos en las condiciones de salud de grandes capas de la población, por lo que estima que el gobierno debería tomar cartas en el asunto, insistiendo en campañas de prevención y difundiendo una alimentación conciente y balanceada, a fin “de reducir la ingesta de todos los carbohidratos altamente procesados ​​en favor de los hidratos de carbono integrales (frutas, verduras, legumbres y cereales mínimamente procesados) y grasas saludables (como las nueces, otros frutos secos y el aceite de oliva)”.

La cadena de responsabilidades al respecto de estos asuntos es grande, pero comienza en el plano individual. Elegir alimentos saludables es uno de los cabos, el otro es que éstos estén disponibles, punto en que se ponen en juego el compromiso de la industria y del estado con el bienestar de la población en general.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

La preocupación ya es alerta, ¿qué es el Dengue?

La adicción al juego es cada vez más común entre jóvenes