in ,

Cómo bajar de peso disfrutando de la comida

Es natural para nosotros dejarnos tentar por lo rico y olvidarnos de los kilos de más que tengamos, incluso padeciendo sobrepeso. Es por esto que la doctora Mónica Katz afirma que "es imposible privar a las personas de un grupo de alimentos, ya sean los hidratos o los lácteos ya que es  terriblemente peligroso para la salud".

La autora del libro "No Dieta" ofrece una alternativa menos drástica para bajar de peso sin perder el disfrute de la comida. Las bases de su propuesta tienen como clave la consideración del alimento como uno de los placeres de la vida, que no debe limitarse ni prohibirse, sino que por el contrario debe equilibrarse y combinarse con otros elementos, como es el ejercicio físico, según informa Pro-Salud News.

Es así que Mónica Katz, directora de los cursos de Posgrado del área Nutrición de la Universidad Favaloro y de Núcleo Terapéutico Nutricional (NTN) y socia fundadora de la Sociedad Argentina de Obesidad y Trastornos Alimentarios (SAOTA), afirma que "todos nacemos con derecho a comer rico, más allá de los kilos que tengamos e inclusive teniendo sobrepeso" y agrega que "es, justamente, ejerciendo el libre albedrío que podemos elegir comer rico y en porciones saludables, pero sin que la justificación para esa acción sea el "no puedo"", sino que es necesario mentalizarse y pensar que no es nuestra última cena, por lo que no hace falta matarme comiendo, sino alimentarme rico y sano para tener un cuerpo cómodo.

Lo importante a la hora de organizar un plan de alimentación para perder peso es no pasar hambre, ya que se convierte en una situación insostenible que nunca trae buenos resultados a mediano y largo plazo.

Por otra parte, Katz afirma que al momento de encarar un plan de alimentación saludable con el propósito de perder algunos kilos "en primer lugar hay que tener en claro que para perder peso hay que cambiar la relación con la comida, pero también con la actividad física y con la alimentación en general. La pérdida de peso debe ser el resultado de cambiar, no el objetivo".

Además, la doctora explica que "debemos sacar al alimento de ese lugar de ilícito en el cual lo pusieron. Hay que reubicarlo en el casillero de la nutrición y el placer. La comida, además, debe volverse sabrosa y sobre todo cotidiana, porque de esa manera disminuye el deseo y el descontrol". Esta perspectiva va de la mano con la idea de que evitar la prohibición ayuda a reducir la necesidad incontrolable de comer algo.

Por último Katz remarcó que "debemos tener sumamente claro que es imposible privar a las personas de un grupo de alimentos, ya sean los hidratos o los lácteos. Esto es terriblemente peligroso porque al demonizar determinados alimentos, estamos negando salud".

Fuente: PRO-SALUD News

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

7 trucos simples para elevar la libido

El estrés afecta al corazón y a los músculos