Cirugía estética genital femenina

19 de julio de 2011 0
En la actualidad existen diversas alternativas dentro de la cirugía estética íntima para la mujer. Cada vez son más las mujeres que se someten a esta intervención, pero es importante saber cuándo, cómo y por qué realizarla

Día a día se incrementa el número de mujeres que deciden someterse a operaciones de cirugía estética genital. Sin embargo es imprescindible conocer cómo es el procedimiento, cuál es su objetivo y si realmente están indicadas para el problema que se busca solucionar.

Un artículo publicado por Diario Uno de Santa Fe nos acerca la palabra de Miren Larrazábal, presidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexología, quien nos da información general sobre estas operaciones y algunas recomendaciones al respecto como profesional de la salud sexual. En principio, es importante que tengamos claro que aunque cada vez se realicen más este tipo de operaciones, no todas somos candidatas a este tipo de intervenciones y, por tanto, debemos someternos a controles médicos que examinen nuestro caso para evaluar si realmente está recomendado operar nuestros genitales. La condición principal para someterse a este tipo de intervenciones es encontrarse con un grado de salud aceptable y en condiciones psicológicas estables para entender en qué consisten, cómo se realiza y que grado de mejoría debemos esperar obtener de estas intervenciones.

Tipos de cirugía

La cirugía estética de la región genital externa incluye tratamientos que actúan sobre los labios menores, labios mayores, clítoris y región púbica. El himen y la vagina son también susceptibles de tratamiento quirúrgico.

Reducción de labios menores (labioplastia o ninfectomía)

En ocasiones, los labios menores pueden ser de un tamaño superior al normal, llegando incluso a plegarse sobre sí mismos. Esta situación, puede llevar a dificultar en muchas ocasiones las relaciones sexuales. En esta intervención se pretende reducir el tamaño de los labios menores, de forma que sean funcionales y no resulten problemáticos, al mismo tiempo que recuperan su estética sin perder su sensibilidad y su función de protección. Con frecuencia, el capuchón del clítoris, si está aumentado de tamaño, también se opera junto a la labioplastia. Normalmente esta área del clítoris deberá elevarse a su posición adecuada eliminando el tejido redundante. Este tipo de operaciones requieren de un cuidado exquisito, ya que el clítoris no debe quedar muy expuesto y producir molestias o sensaciones desagradables.

Lipoimplante (microinjerto de tejido adiposo)

Mediante esta operación se puede rellenar el pubis o labios mayores finos, que han perdido la turgencia o que se presentan avejentados. En ocasiones, este tipo de intervención es un complemento en los casos de reducción de labios menores (labioplastia). Teniendo en cuenta que los labios menores no se deben reducir excesivamente, y morfológicamente deben esconderse lo más posible tras los mayores, el relleno de los labios mayores se convierte en un gran aliado para conseguir un efecto más natural. La grasa inyectada en el pubis o labios mayores que lo necesiten se aspira normalmente de la cara interna de los muslos o abdomen.

Microinjertos de pelo en el pubis

Con el trasplante de unidades foliculares se trata de repoblar el vello perdido en el pubis. Normalmente el pelo donante se extrae de la zona baja de la nuca, lo que supone que en el pubis su crecimiento va a ser mayor que el del pelo original, y por tanto necesita cortes periódicos. Se trata de pelo definitivo que ya no volverá a caer. Se pueden realizar varias sesiones de trasplante, adecuadas al grado de calvicie de la zona. El resultado final es estéticamente muy aceptable, dado que cada unidad de trasplante sólo contiene de uno a tres pelos.

La última novedad en materia de intervenciones en estética genital femenina es la llamada “Vaginoplastia” que consiste en un rediseño de los genitales femeninos mediante la utilización de láser o por medio de cirugía. La mujeres que suelen optar por este tratamiento son aquellas que no están conformes con su zona íntima, ya sea por el paso de los años, o por haber pasado ya por varios partos que han cambiado la forma de sus genitales. Cualquiera de estas situaciones, así como las malformaciones congénitas, pueden ser corregidas mediante la vaginoplastia.

Esta operación es utilizada también para remediar la incontinencia femenina. La vaginoplastia puede consistir en diferentes técnicas: corrección de labios mayores y/o menores, e incluso la reducción del monte de Venus muy grande.

Si una mujer se decide por este tipo de intervenciones debe buscar un buen cirujano con amplia experiencia y recibir información tanto de la operación como los cuidados del postoperatorio. También es importante tener una consulta sexológica previa, la mujer debe comprender que los cambios estéticos de sus genitales no se relacionan directamente con una variación en su vida sexual, ni una solución a sus posibles disfunciones sexuales. ¡Es importante que pida consejos también a un sexólogo o sexóloga si tienes problemas sexual!

FUENTE: http://www.unosantafe.com.ar/canales/mujer/contenidos/2011/06/27/Noticia086-Unaespecialistanosaconsejasobrecirugiasgenitalesfemeninas.html

¿Cómo estar saludable?

Búsquedas Recientes:

operaciones genitales femeninos

Autor: Salud.com.ar