in ,

Cirugía de aumento mamario: mitos y verdades

A pesar de ser una de las cirugías estéticas más frecuentes, existen numerosos mitos en torno a los implantes mamarios. Es por eso que resulta esencial eliminar estos conceptos errados para que aquellas mujeres que piensan en someterse a una cirugía de aumento mamario pueda hacerlo con un mayor conocimiento de lo que significa esta operación.

La primera verdad que hay que tener en cuenta es la que afirma que a cada persona se le ajusta mejor un método de intervención. El estudio previo a la cirugía y la visita al cirujano determinan el método acorde al cuerpo que va a tratarse. Existen tres vías por las cuales se introduce el implante: perialeolar, axilar y submamaria. El implante se coloca entonces por encima del músculo, detrás del mismo o detrás de la glándula mamaria.

Implantes mamarios: mitos y verdades

1- El implante mamario provoca pérdida de sensibilidad en la zona

Es bueno destacar que, en un alto porcentaje de casos, el implante mamario no afecta la sensibilidad de la mama. Sin embargo, en ciertas ocasiones, especialmente cuando la prótesis es muy grande y causa un estiramiento excesivo de la piel, puede estirar también los nervios sensitivos y afectar la sensibilidad. Pero lo cierto es que por lo general esto no suele ser un problema.

2- El implante mamario puede romperse dentro de la persona

Esto ocurre, aunque no es algo que suceda con frecuencia. En caso de que se diera este escenario, la indicación médica es retirarlo. En ciertas situaciones el cirujano puede sacar el implante roto y reemplazarlo por uno nuevo sin dificultades. En este sentido es importante remarcar que en la actualidad las siliconas no tienden a moverse y por su calidad se rompen menos, por lo que el producto no migra.

3- Las prótesis pueden causar reacciones alérgicas

Los especialistas explican que esto no es más que un mito, ya que la silicona es un material muy bien tolerado: el organismo lo rodea y lo aísla, por lo que es tolerado por mucho tiempo. Sí es posible que surjan problemas causados, por ejemplo, por una infección.

4- Una mujer puede operarse a partir de los 15 años

Este es un tema muy importante y que debe ser muy tenido en cuenta por los padres, principalmente: recién a los 18 años debe considerarse esta intervención, ya que es la edad en que ha terminado el desarrollo mamario. Sin olvidar, además, que la paciente cuenta con la madurez psicológica para tomar una mejor decisión y afrontar los resultados.

5- Los implantes deben cambiarse cada 10 años

Los expertos ponen énfasis en explicar que, si un implante no ha causado problemas, no es necesario reemplazarlo. Esta intervención se realiza únicamente cuando se registra algún tipo de irregularidad o complicación.

6- La prótesis “media gota” se utiliza sólo en casos de reconstrucción

No necesariamente. Este implante, denominado anatómico, permite cambiar la forma, y es uno de los diferentes modelos de implante que existen en el mercado. Usualmente se utiliza para modificar la forma de la mama original y aumentarla, logrando mejores resultados. En casos de reconstrucción se suele optar por estos implantes porque permiten imitar la forma natural de la mama.

7- Los implantes pueden afectar la lactancia

Esto es un mito, ya que en la actualidad los implantes mamarios suelen ser muy bien tolerados durante el embarazo y no interfieren con la lactancia. Cabe aclarar, sin embargo, que en algunos casos sí puede afectarla, aunque esto depende principalmente del lugar en el que se ubique el implante y el tamaño del mismo, entre otros factores.

Recomendaciones

Es muy importante cumplir con las recomendaciones médicas una vez superada la cirugía: hacer reposo y no hacer ejercicios de tren superior durante un período de 4 a 6 semanas es imprescindible para que no se produzcan inflamaciones u otras irregularidades.

Además es esencial someterse a un control médico una vez al año. De esta manera el cirujano podrá identificar posibles anormalidades en el implante y solicitar exámenes diagnósticos, como una mamografía o una resonancia, y así descartar mayores complicaciones.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

La “ropa inteligente” y sus beneficios para la salud

¿Qué es el índice glucémico y cómo interpretarlo?