Cáncer de mama: mitos

14 de junio de 2011 0
Existen numerosos mitos y dudas en relación al cáncer de mama, sus riesgos, manifestaciones y tendencias. En esta nota te contamos cuáles de estas creencias populares son verdad o simplemente un error
1- Sólo mujeres con historial familiar de cáncer de mama presentan riesgos
La realidad indica que cerca del 70% de las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama no cuentan con factores de riesgo identificables para esta enfermedad. Los riesgos asociados al historial familiar responden a la siguiente premisa: si un pariente de primer grado (madre, hermana o hija) ha padecido o padece de cáncer de mama, los riesgos de sufrirlo se duplican.

2- La mayoría de los bultos en las mamas son cancerígenos

Lo cierto es que cerca del 80% de los bultos que aparecen en las mamas son ocasionados por cambios benignos no cancerígenos, quistes u otras condiciones. Lo importante es recurrir a un especialista al notar algún cambio en una mama para descartar la enfermedad o bien actuar en forma temprana. Muchas veces el profesional recomendará una mamografía, ultrasonido o biopsia para identificar el riesgo que presenta el bulto.

3- La exposición de un tumor al aire durante la cirugía provoca una expansión del cáncer

Una intervención quirúrgica no causa cáncer de mama y no hace que el cáncer se extienda, según indican los estudios que se han llevado a cabo hasta el momento. Sí es normal que el médico perciba durante la cirugía que el cáncer está más extendido de lo que se creía, pero no hay pruebas de que la intervención provoque esto.

4- Los implantes mamarios incrementan los riesgos de padecer cáncer

De acuerdo a investigaciones realizadas en torno a este tema, se ha demostrado que las mujeres que tienen implantes no presentan mayores riesgos de sufrir cáncer. Una diferencia en este tipo de casos es que los mamógrafos convencionales pueden no funcionar correctamente para estas mujeres, por lo que se aconseja el uso de rayos x para un examen completo.

5- Toda mujer tiene 1 chance en 8 de padecer cáncer de mama

Los riesgos de sufrir cáncer de mama se incrementan con la edad. Las chances que tiene una mujer de padecerlo es de 1 en 233 cuando tiene 30 años, mientras que las probabilidades ascienden a 1 en 8 en mujeres que alcanzan los 85 años de edad.

6- El uso de antitranspirante incrementa los riesgos de tener cáncer de mama

Si bien se cree que hace falta realizar investigaciones en profundidad para eliminar cualquier duda, la Sociedad Americana de Cáncer echa por tierra este mito. Lo cierto es que los estudios realizados no han podido encontrar una conexión directa de causa-efecto entre el uso de antitranspirantes y cáncer de mama.

7- Mujeres de pechos pequeños tienen menos chance de tener cáncer de mama

Este es un mito muy popular y es un error: no existe conexión entre el tamaño de las mamas y los riesgos de sufrir cáncer. Es posible que pechos de tamaños muy grandes puedan resultar más difíciles de examinar, aunque la tecnología actual permite diagnosticar con gran certeza.

8- El cáncer de mama siempre aparece en forma de bulto

Un bulto puede indicar cáncer de mama, pero toda mujer debe estar también alerta por la aparición de otros cambios que están asociados al cáncer, incluyendo hinchazón, irritación de la piel, dolores en la mama o en el pezón, retracción del pezón y enrojecimiento, entre otros.

9- No se puede tener cáncer de mama luego de una mastectomía

Algunas mujeres han sufrido de cáncer de mama luego de una mastectomía: las mujeres que presentan altos riesgos de sufrir de cáncer de mama y quitan sus pechos preventivamente aún tienen una pequeña chance de padecer esta enfermedad, aunque las probabilidades se reducen en un 90%.

10- La historia familiar paterna vinculada al cáncer de mama no incide como lo hace la historia familiar materna

La historia familiar del padre es tan importante como la de la madre para comprender los riesgos reales de padecer cáncer de mama. Lógicamente es necesario observar el historial paterno en busca de mujeres con la enfermedad, ya que si bien hombres pueden sufrirla, es más frecuente en las mujeres.

Autor: Salud.com.ar