in ,

Aumentan los casos de adicción en La Rioja

Silvia Fernández, directora médica del Centro Terapéutico Abitus, precisó que en este centro se reciben periódicamente casos de individuos que sufren de problemas de adicción de diverso tipo, incluyendo drogas legales como ilegales, según informa el Diario de La Rioja.

La especialista afirmó que "todo depende de los casos, si el adicto es capaz de mantenerse abstinente de drogas afuera y si tiene una familia que es contenedora”.

Abitus es una institución que trabaja con distintas obras sociales y SEDRONAR a nivel nacional. La institución está considerada como una comunidad de tipo “B”, que es el más alto rango que puede lograr una comunidad.

En cuanto al aumento en el consumo de drogas, la profesional consideró que “las consultas por drogas van en crecida, eso los vemos todos los días, es una enfermedad social que hasta ahora no se ha logrado disminuir”. Detalló que “en La Rioja el alcohol va primero en la lista de adicciones, porque hay una cuestión cultural. También hay mucha marihuana y el consumo de cocaína que se ve cada vez más y es más común. Los psicofármacos y los pegamentos son también una droga que se consume mucho”.

Asimismo en relación a las actividades que se realizan en el centro terapéutico consideró que “es necesario que los pacientes puedan expresarse a través de distintas actividades artísticas como el teatro, la pintura. Además de la actividad física que es indispensable no sólo en lo psíquico sino también lo físico”. Al respecto, comentó que el adicto tiene la particularidad de que se abandona en lo físico y cuando entran en tratamiento, comienzan a verse en forma integral.

La reinserción

“Le damos mucha prioridad a la reinserción ya que cuando el paciente está internado se encuentra contenido, cuando sale se vuelve a encontrar con los amigos y con la misma comunidad” explicó Fernández. Agregó que “hacemos un trabajo silencioso y trabajamos interinstitucionalmente”. También informó que existen convenios con los ministerios de Trabajo y Educación para garantizar una reincersión laboral luego del tratamiento.

Además manifestó que la institución tienen una capacidad de internación de 25 pacientes y hay un total de 80 chicos que realizan el tratamiento de recuperación en forma ambulatoria.

Hermanos mayores

Los jóvenes que lograron recuperarse de su adicción, cumplen un lugar fundamental en esta institución el de “hermano mayor”. Una especie de guía que tras haber pasado por una situación similar a la de los pacientes, en tratamientos, buscan aportar desde la experiencia para la recuperación de los jóvenes y adultos.

Fernando y Ezequiel son dos jóvenes que hoy cumplen el rol de hermanos mayores. Están en Abitus hace cuatro años, ambos eran adictos a las drogas y al alcohol.

“Nos dimos cuenta que no es vida y decidimos cambiar, salir adelante a través de la institución. Hay que luchar y pensar que la vida es linda si se la vive bien” dijo Ezequiel. Narró que llegó a la droga por curiosidad “una vez probé y cuando me quise dar cuenta ya estaba muy metido, perdí muchos años de mi vida que ahora los estoy recuperando”.

En cuanto al rol que cumplen en la comunidad terapéutica Fernando expuso que “nosotros somos hermanos mayores y tratamos de demostrarle a los chicos que sí se puede. Esto es un sacrificio de uno mismo y demostrar que sí se puede salir de las drogas, es una lucha día a día”.

Por último aconsejaron a los jóvenes que “piensen antes de actuar y que busquen ayuda porque muchas veces los adictos nos encerramos en una burbuja y pensamos que estamos solos”.

Un mensaje a la sociedad es que no señalen a los adictos sino que se acerquen, los ayuden y contengan; siempre estamos al margen de la discriminación y eso es muy difícil” consideraron.

La familia, un rol fundamental

En cuanto al rol de la familia la directora médica de Abitus precisó que es fundamental ya que “si el chico o el adulto viene solo tratamos de buscarle un familiar, un amigo, un vecino, alguien que lo contenga porque es fundamental”.

En diálogo con este matutino Gerardo y Delia, padres de un joven adicto, contaron que “tuvimos la desgracia de que nuestro hijo se enferme a causa de las drogas”. Su hijo tiene 22 años y cuando se dieron cuenta de la situación fue muy difícil para la familia ya que no tenían obra social.

“Buscamos por todos lados y por recomendación de unos vecinos que habían pasado por lo mismo llegamos a Abitus. Hace ya un año que nuestro hijo está en tratamiento” detallaron.

Coincidieron que el rol de los padres es tratar de contener a su hijo para que no vuelva a caer en las adicciones. Por último aconsejaron a los padres que “tienen que luchar, hasta que se recuperen porque muchas veces vuelven a caer. Si
ellos están solos no se recuperan”.

FUENTE: www.eldiariodelarioja.com.ar/noticia.asp?id=75808

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

El maquillaje permanente gana adeptos en Santiago del Estero

Buscan elevar los índices en donación de sangre en Santiago