Anorexia sexual: cuando la falta de deseo preocupa

20 de marzo de 2012 0
Anorexia sexual: cuando la falta de deseo preocupa
Día tras día se incrementa el número de personas que deciden acudir a un profesional para buscarle una solución a un problema preocupante: la falta de deseo. Así, la anorexia sexual se presenta como uno de los temas más recurrentes dentro del consultorio de los sexólogos

A pesar de vivir en una sociedad en la que la sexualidad está presente prácticamente en todos sus rincones, no son pocas las personas que afirman haber perdido su deseo sexual. Esto ha generado un importante crecimiento en la cifra de hombres y mujeres que deciden consultar a un profesional para encontrar el origen de su problema y así poder dar rienda suelta a su erotismo.

Los sexólogos señalan que más de un 30% de las consultas están vinculadas con la anorexia sexual, un bloqueo que afecta más a las mujeres que a los hombres. Si bien el origen de este problema puede ser psicológico y/o físico, también puede estar asociado a exceso de trabajo o déficit de la vida en pareja.

¿Qué es la anorexia sexual?

Es importante comprender que cuando hablamos de anorexia sexual nos referimos a una disminución del deseo, una pérdida de interés de involucrarse en una actividad sexual. Si bien el número de varones que lo padece es menor que el de las mujeres, es un problema cada vez más frecuente en ambos géneros, que lentamente se van animando a comunicar su caso a un especialista.

Causas de la anorexia sexual

La anorexia sexual puede tener diversos orígenes, aunque los profesionales concuerdan que los aspectos psicológicos son muy importantes al momento de analizar cada caso particular. Esto sigue la premisa de los especialistas que afirman que “el órgano sexual por excelencia es la cabeza”, por lo que diferentes trastornos pueden ser la causa del conflicto: desde frustraciones provocadas por disfunciones sexuales, pasando por experiencias dolorosas e incluso la imposibilidad de alcanzar un orgasmo.

También es posible señalar otras causas, como puede ser el aburrimiento de la convivencia en pareja y el hartazgo de la rutina. Todo esto se suma al cansancio de la vida laboral, el estrés y otras preocupaciones que se acumulan haciendo que el sexo quede en un plano olvidado.

Sin embargo hay otros casos en los que una persona puede tener falta de deseo sexual a causa de una depresión o situaciones de crisis. En un porcentaje menor se trata de personas que han tenido experiencias sexuales traumáticas, como es el caso de los abusos sexuales, que pueden convertirse en un obstáculo importante para el desarrollo de una vida sexual convencional.


¿Cómo estar saludable?

Autor: Salud.com.ar