• in

    Anatomía de hospitales mendocinos. Guía ilustrada.

    El suplemento “Médicos Referentes de Mendoza” nació como una iniciativa para destacar el trabajo de aquellos profesionales de la salud que se destacan por sobre el resto; un ranking que toma como criterio al reconocimiento por parte de colegas, pacientes y alumnos en tanto a su labor, buen trato, conocimientos y reconocimientos; en este acto de señalar a los referentes siempre se destacó también el trabajo de todos los hacedores de la salud -incluidos o no en los listados u especialidades- sin reparos, ya que muchas veces los verdaderos héroes son los médicos de familia internados en zonas rurales, los investigadores que escapan a los reconocimientos o los auxiliares, enfermeros y administrativos que día a día buscan hacer del sistema de salud mendocino un espacio para mejorar la calidad de vida de todos los ciudadanos de la provincia.

    En esta nueva publicación, se planteó un nuevo enfoque. Si bien en las ediciones anteriores se destacó quiénes eran los referentes, hoy se considera necesario dar a conocer dónde se desempeñan y qué vinculación tienen con el servicio de salud prepago, facilitando así al lector un directorio de la salud mendocina.

    En un minucioso trabajo de periodismo de datos, se cruzaron las plantas de seis de los hospitales más grandes y de referencia de la provincia -Hospital Central, Hospital Carlos Lagomaggiore, Hospital Humberto Notti, Hospital Español, Hospital Italiano y Hospital Santa Isabel de Hungría-, permitiendo identificar en cuáles de estos se desempeñan actualmente los Médicos Referentes de Mendoza -basados en la lista resultante del ranking 2015 y enriquecida con algunos nombres de suplementos anteriores-.

    Además, con la intención de que el suplemento permita al lector obtener un panorama general de la disposición hospitalaria en Mendoza, se relevaron datos referidos a la infraestructura y tecnología de cada nosocomio, haciendo posible identificar qué hospital opera como referente en qué servicios o especialidades. Toda esta información es presentada a continuación de manera fácil a través de infografías.

    ¿Dónde están los Médicos Referentes de Mendoza?

    ¿Hay más referentes en los hospitales privados que en los públicos?

    Los datos graficados permiten realizar diversas interpretaciones y dan lugar a algunas preguntas. La distribución de hospitales públicos, cada uno de ellos con una identidad y especialidades propias -Hospital Central en Trauma, Hospital Lagomaggiore en Maternidad y Quemados y Hospital Notti en Pediatría- e inclusive referentes a nivel regional, se equilibra con la oferta privada que también posee una impronta propia y complementa la atención a fin de cubrir la demanda hospitalaria provincial.

    Si bien los hospitales públicos reciben a todas las urgencias que puedan llegar a sus guardias, una vez estabilizados los casos, éstos son derivados a la clínica u hospital con que posea convenio su prestador de salud, esto tiene el objetivo de dejar lugar a pacientes que por su condición dentro del sistema de salud no posean cobertura. De este modo el entramado público-privado funciona alternándose según el caso. Los hospitales públicos contienen el grueso de la demanda, sin discriminación; los hospitales privados relevan a los públicos tomando pacientes que por su cobertura pueden acceder a ellos. Sin hablar de mejores o peores servicios, cada rama tiene virtudes y defectos que analizaremos a continuación.

    Una de las preguntas que salta a la luz fácilmente a partir de una lectura de los gráficos es ¿por qué los hospitales privados cuentan con mayor cantidad de médicos referentes que los públicos?; Existe un mito popular que afirma que los hospitales privados cuentan con infraestructura y tecnología en tanto que los públicos se destacan por el recurso humano, particularmente por sus médicos, pero frente a esto es bueno detenerse y analizar el tema en profundidad.

    El Dr. Ariel Herrera, director del Hospital Central, sostuvo que “las instituciones públicas históricamente han sido las formadoras del recurso humano”, a lo que el Dr. Mario Bustos Guillén, director del Hospital Carlos Lagomaggiore, apoyó diciendo que “la formación que tiene el profesional en la parte pública es la mejor que hay, lejos de la parte privada”. El motivo de la tendencia del movimiento hacia el hospital privado “puede que responda al factor económico, pero no es el único o el determinante por el cual muchos médicos se van a la parte privada. Puede que la vocación por servir más horas de las que permite el sector público sea otra razón, pero aun así muchos otros permanecen porque tienen un sentido de pertenencia por el hospital público”.

    Aquí, es válido hacer una pausa para destacar que la formación de los “Médicos Referentes de Mendoza” se ha dado, en su mayoría, en los pasillos, consultorios y quirófanos de hospitales públicos, donde aún muchos de ellos continúan formando a jóvenes profesionales que dan sentido a la afirmación que destaca a “los públicos” por su recurso humano, sin desmerecer el recurso de excelencia de “los privados”.

    Por su parte, el Dr. Raúl Ortego, médico referente en Cardiología, aportó que desde su punto de vista existe más de una variable en este fenómeno. Si bien reconoció que los hospitales públicos comprenden una “etapa formadora” del profesional, muchas veces al ser concluida no resulta imprescindible para el desempeño de la profesión. Además, observó que “se ha pasado de una medicina enfocada en la asistencia de pacientes internados o una ocupada en la asistencia ambulatoria”.

    Sumado a esto, varios de los médicos referentes consultados coincidieron en que el trabajo en los hospitales públicos es por un sueldo, y no existen incentivos ni castigos. Por el contrario, en los ámbitos privados, el sueldo -y las satisfacciones profesionales- está ligado a las prestaciones que el profesional realiza, así un buen trabajo implica más demandas y derivaciones de otros colegas. Asimismo, en cuanto a la aparatología compleja, los médicos coincidieron en que en los ámbitos privados se encuentra más actualizada y mejor mantenida, en tanto que en el los establecimientos del Estado los equipos no disponen del mismo mantenimiento pero si de mayor demanda en su uso, desgastándose con mayor facilidad y rapidez.

    Fortalezas, debilidades, público y privado

    La otra cara del mito que fue relativizada por este informe fue la que reza que los hospitales privados cuentan con una infraestructura y tecnología superiores a los públicos. Si bien la infraestructura en cuanto a comodidad hotelera de los hospitales privados continúa siendo superior a la de los públicos, la capacidad -medida en cantidad de camas, servicios y tamaño- de los hospitales públicos se eleva por encima de los primeros, condición justa ya que son los que reciben, sin distinción, el grueso de los pacientes hospitalarios en la provincia. Según estadísticas del último censo en salud de la DEIE -Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas de Mendoza- realizado en 2012, el 31.8% de las personas se atienden en hospitales públicos sin cobertura y el 47.5% en los mismos bajo el amparo de obras sociales, en tanto que sólo un 3.5% es contenido por los hospitales privados, dividiéndose el resto en consultas ambulatorias.

    ¿Dónde se atienden los mendocinos?

    Fuente: www.deie.mendoza.gov.ar

    En lo que respecta a la disponibilidad de aparatología y sistemas, según los relevamientos de este suplemento, ambos sectores cuentan con tecnología de última generación, especialmente en la rama en que se destacan, comprendiendo que, muchas veces, es esta una de las variables más importantes que se utilizan para juzgar el “nivel” de un nosocomio.

    En consonancia con esto, el Dr. Bustos Guillén subrayó que “la fortaleza en el público es el profesional, el personal y el recurso humano. Hay una capacitación constante. El recurso humano y el equipamiento de la parte pública es lo más fuerte. Lo débil es la parte edilicia, la infraestructura”, a lo que la cabeza del Hospital Central añadió que “las debilidades radican en que no deja de ser Estado y el Estado, históricamente, ha sido ineficiente, si lográsemos que fuese un poco más eficiente evidentemente lograríamos que sea mucho mejor que cualquier otro”.

    Ampliando el análisis, el Dr. Rodolfo Morgani, director del Hospital Italiano de Mendoza, resaltó que “las fortalezas del sector privado son la productividad y la seguridad, y su debilidad es la accesibilidad; en tanto que en el sector público, las fortalezas son la universalidad y la cobertura, y su debilidad la ineficacia”; además puntualizó que tanto “la accesibilidad como la equidad están ausentes en ambos. Por lo que es la complementariedad lo que asegura el sistema”.

    Infraestructura

    ¿Hay un plan?

    El crecimiento de la provincia demanda, desde hace muchos años, planificación consciente y decisiones sostenidas en varios ámbitos, la salud entre ellos; las consecuencias de un desarrollo parcialmente a ciegas o inconsistente en el largo plazo implica una cadena que el Dr. Morgani detalló como “mala gestión, que implica mal gasto y tiene como consecuencia mala salud y una provincia enferma”.

    Por su parte, desde el Hospital Central, el Dr. Herrera afirmó que hoy en día “hay una planificación, las decisiones las hacemos en conjunto con el Ministerio de Salud, y el Ministerio decide también teniendo en cuenta lo que nosotros opinamos”.

    En este mismo sentido, el Dr. Bustos Guillén insistió en que “la parte pública tiene un plan muy claro, todo lo que se hace en hospitales públicos está planificado casi al milímetro” y aclaró que “esta planificación no es de un día para el otro sino que es un proceso y lo que no se ha hecho en años es muy difícil de reparar en poco tiempo”. A su vez, el hombre del Lagomaggiore aseguró que el diálogo desde el Ministerio con el sector privado es constante.

    Desde una perspectiva más amplia, Morgani explicó que “en Salud existen dos polos opuestos que determinan el sistema en cuanto al financiamiento. Se financia la demanda -es decir al paciente-, permitiendo que se incorpore al servicio de su elección o más conveniente, ya que alguien paga su prestación -bien una obra social o el Estado-; o se financia la oferta, con un gran desarrollo controlado de ambos sectores. Nunca puede optarse por el crecimiento librado de las partes. Debe ser adecuado a necesidades. Desde hace años no somos ni de una forma ni de la otra .Desde hace años no interesa sentar en la mesa a los actores, planificar a larguísimo plazo, ordenarlos y ordenarles”.

    En coincidencia con esto, el neurólogo y médico referente 2015 Dr. Daniel Zuin, afirmó que “la planificación en salud debería incluir la realización de una mesa grande de discusión que incluya a todos los efectores del sistema y también a representantes de profesionales médicos y no médicos, sectores educativos  y otras personas involucradas en la prestación de servicios de salud”. Además, Zuin señaló que esta ausencia de una planificación integral genera que el crecimiento sostenido y la inversión -que se están dando en la provincia- de resultados insuficientes o ineficientes. “Hay desfasajes muy importantes, por ejemplo contamos con numerosos y sofisticados equipos de diagnóstico por imagen para detectar un ACV, pero casi ningún centro para el tratamiento  agudo del mismo”, concluyó el especialista.

    ¿Los privados crecen? ¿Responden a una necesidad?

    En el ámbito de la salud se percibe una tendencia al crecimiento del sector privado, esto no se trata de una conclusión forzada sino de la observación de la realidad concreta: la inauguración del Hospital Santa Isabel de Hungría, el anuncio del hospital de la sociedad OSDE/ACE, o la millonaria inversión de Swiss Medical en su asociación al Hospital Español, junto a otros rumores, que harían pensar que dentro de no muchos años Mendoza contaría con un importante entramado de hospitales privados.

    Frente a esto, el Dr. Herrera disintió y aclaró que por fuera del Santa Isabel, “tenemos lo que tenemos desde hace muchos años”, y que si bien supuestamente llegarán dos hospitales nuevos en el futuro próximo es algo que “está por verse”, y agregó que en este sentido “ha avanzado un poco más el público que el privado”.

    En este mismo sentido, el Dr. Héctor Abate, Director Asistencial del Hospital Humberto Notti, declaró que desde su punto de vista “no existe un crecimiento significativo del hospital privado y muestra de ello es que los hospitales públicos continuamos resolviendo la complejidad a la que no da respuesta el privado, y además con equipos multidisciplinarios de primer nivel”.

    Por su parte, el director del Hospital Lagomaggiore, dijo que la tendencia a la proliferación de los hospitales y clínicas privadas es real, y lo adjudicó a un aumento en la demanda. Además, informó que ”se necesitan más hospitales en la parte privada porque la demanda de pacientes es mayor y la respuesta que da el hospital público, hoy por hoy, es altísima”, coincidiendo con los números publicados por la DEIE previamente citados en este informe.

    En compensación, el Dr. Morgani destacó que “la salud es un derecho y una cuestión de Estado y es fundamental que haya una fuerte presencia de la actividad privada complementada con la pública en todos los niveles del sistema de salud, y que esto se dé con financiamientos combinados -no subsidiados sino genuinos-”, haciendo hincapié en una la necesidad de un crecimiento conjunto de ambas ramas de la salud.

    De esta manera, la provincia que se había acostumbrado a una disposición de las instituciones de la salud con ventajas y problemas estables y cíclicos, hoy se enfrenta a una clara transformación, con el nacimiento y cambio de lógicas desde el sector privado que la obliga a ocuparse de la planificación consciente a largo plazo y a tener en cuenta la complementariedad de sus actores. Aspecto, este último, que no sólo se refleja en el ámbito hospitalario -que dicho sea de paso es donde más tímidamente se ha concretado hasta ahora-, sino que como veremos en los artículos subsiguientes también se pone de manifiesto en las estrategias de acción de las prepagas o en el, como se llamó desde este suplemento, “boom” de los centros médicos.

    El fichaje de los hospitales

    HOSPITAL CENTRAL

    HOSPITAL CARLOS LAGOMAGGIORE

    HOSPITAL HUMBERTO NOTTI

    HOSPITAL ESPAÑOL

    HOSPITAL ITALIANO

    HOPITAL SANTA ISABEL DE HUNGRÍA

    CLÍNICA DE CUYO

    Los Médicos Referentes según el hospital en que se desempeñan

    La información relevada para la conformación de los gráficos precedentes y los listados a continuación surgió del cruce de la base de datos de Médicos Referentes y las plantas de los hospitales (provenientes de sitios web oficiales del Hospital Español , Hospital Italiano y Hospital Santa Isabel ; y de datos brindados por los directores del Hospital Central, Hospital Lagomaggiore, Hospital Notti, y el departamento de admisión de la Clínica de Cuyo –debido a que estos últimos 4 no tienen a disposición pública los listados de su staff-). Si bien muchos de ellos se repiten en las instituciones, en pos de no abrumar, hemos decidido nombrarlos sólo en uno de los nosocomios en que se desempeñan. La lista presenta solo muestra parcial de Referentes.

    Hospital Español

    Dr. Rolando Valent
    Miguel Larribeau
    Dr. Nelson Driban
    Dr. Roberto Welti
    Dr. Guillermo Estefan
    Dr. Rubén Alejandro Morales Ciancio
    Dr. Carlos Cirillo
    Dr. Juan Carlos De Battista
    Dr. Miguel Discépolo
    Dr. Mario Corengia
    Dr. Guillermo Camus

    Hospital Santa Isabel de Hungría

    Dr. Leo Barbato
    Dr. Martín Toro

    Hospital Italiano

    Dra. Laura Benedetti
    Dr. Ernesto Briggs
    Dr. Pablo Omelanzuk
    Dr. Federico De Gaetano
    Dr. Claudio Burgos
    Dr. Juan Briggs
    Dr. Francisco Gago
    Dr. Santiago Orrico
    Dr. Roberto Bargna
    Dr. Patricio Briggs
    Dr. Pedro Royo
    Dr. Roberto Furnari
    Dr. Rodrigo Ongay
    Dra. Andrea Vila
    Dr. Julio César Ficcardi
    Dr. Walter Minatti
    Dr. Jorge Isaguirre
    Dra. Silvia Atorri

    Hospital Central

    Dr. Enrique Barimboin
    Dr. Adolfo Capó
    Dr. Roberto Pérez Ravier
    Dra. Graciela Salinas
    Dr. Daniel Zuin
    Dr. Alejandro Leiva
    Dr. German Albino

    Hospital Lagomaggiore

    Dra. Viviana Parra
    Dr. Jorge Ibarra
    Dr. Jorge Chisari
    Dr. Gabriel Trantacoste
    Dr. Martín Rodríguez
    Dr. Adolfo Gambarte
    Dr. Marcos Formaggia
    Dr. Alberto Carena

    Hospital Humberto Notti

    Dra. Ana Schroh
    Dr. Guillermo Arbesú
    Dr. Javier Adi
    Dr. Luis Pascual
    Dr. Jorge Urrutigoity
    Dr. Alejandro Corradini
    Dra. Lia González de Colombi
    Dr. Pablo Domínguez
    Dra. Silvia Moreno
    Dr. Jorge Villaruel
    Dra. Carina Calvo
    Dra. Beatriz Gamboni
    Dr. José Vega Perugorría
    Dra. Ángela Gallardo
    Dr. Luis Parra
    Dr. Rubén Michaux
    Dr. Marcelino Bertolino
    Dra. Zelmira Guntsche
    Dr. Héctor Abate
    Dra. Patricia Garramuño de Valles
    Dra. Ileana Príncipi

    Clínica de Cuyo

    Dr. Ezequiel Petra
    Dr. Martín Farrando
    Dr. Antonio Sarra Pistone
    Dr. Luciano Esteban Sabatini
    Dr. Daniel Araujo
    Dr. Carlos Bernasconi
    Dr. Julio Amaya

  • in , , , , ,

    La salud del futuro

    Las últimas cinco décadas se encuentran signadas por un vertiginoso avance de la ciencia y la tecnología; específicamente en medicina y ciencias relacionadas con la salud humana este impacto ha sido cada vez más notable, tanto es así que se han llegado a replantear aspectos deontológicos y éticos con respecto a la práctica de la profesión y la intromisión en dicho ámbito de tecnologías, instrumentos, sistemas y prácticas íntimamente ligadas al imparable avance de la técnica.

    En este informe se verán solo pistas del debate entre apocalípticos e integrados a este respecto, priorizando esbozar una imagen de lo que está irrumpiendo en los consultorios de los médicos y los bolsillos de los pacientes, transformando la forma de enfrentarse y concebir la salud y la enfermedad humanas, individual y socialmente.

    Los consultorios

    En medicina, el desarrollo y constante avance de innumerables herramientas, ha permitido mejorar y crear nuevos tipos de diagnósticos, precisar con mayor detalle los alcances de un tratamiento, y curar enfermedades de mejor manera o resolver problemas antes insolubles. En tanto que, al mismo tiempo, en algunos casos, ha elevado los costos del diagnóstico y tratamientos o, en el otro extremo, los ha llevado a montos irrisoriamente bajos, distanciando al médico del paciente y planteando una de las principales paradojas en los sistemas de salud de países desarrollados.

    En muchos casos se trata de nuevos dispositivos casi futuristas, en otros, sistemas, procedimientos o softwares que permiten agilizar e innovar el diagnóstico y la relación con el paciente; pero una vez más, no todo es color de rosa, y cada una de estas innovaciones, por más científicamente probado que este su beneficio, debe atravesar una densa capa de obstáculos conformada por la aceptación de las comunidades (científicas, médicas, sociales, etc.), el éxito en el mercado (ser viable económicamente y poseer una estrategia de marketing adecuada) y el apoyo de los Estados (sin el cual el éxito en los otros dos aspectos resulta parcial ya que permanece como un lujo de las élites pudientes).

    Así, en la Argentina, algunos de los sistemas que más batalla están dando para ser parte de los consultorios del futuro son los softwares que permiten gestionar historias clínicas (sobre todo en especialidades pediátricas) on-line.

    Además, existen una gran cantidad de sitios que manejan epicrisis en línea, aportan información sobre médicos, permiten tomar turnos, o colaboran con el diagnóstico, etc.; pero como en casi todo mercado, la batalla se libra en quién llega al “cliente”, en este caso, el paciente.  Ejemplo de esto es el sitio ZocDoc.com, un portal para reserva de turnos, búsqueda de médicos y opiniones de pacientes (como si se tratase de un TripAdvisor de la salud); dicha plataforma hoy se encuentra valuada en más de 1.000 millones (si, un billón de dólares) y entre sus accionistas se encuentran los primeros inversores de Facebook, el fundador de Amazon y el Banco Goldman Sachs, entre otra docena de famosos nombres del mundo digital.

    tecno1

    Los pacientes del presente

    La segunda arista del avance tecnológico se encuentra literalmente en manos de los pacientes, en los últimos años se ha dado un fenómeno que podría llamarse de “aplicalización” de los ciudadanos, particularmente en las ciudades de países desarrollados o en vías de desarrollo; las aplicaciones son un diverso conjunto de programas para teléfonos inteligentes que trasladan innumerables funciones sociales y relacionales al celular, proveyendo información precisa sobre el tránsito, el transporte público, el clima, además de ayudar a conseguir citas, pedir comida a domicilio, entrenar para una maratón (Endomondo), llevar control del ciclo menstrual, el embarazo (Sanitas Embarazo) o la diabetes (Social Diabetes) y hasta esbozar diagnósticos de diversas enfermedades.

    Según un ranking publicado por el sitio especializado “The App Date” (“Informe de las 50 mejores apps de salud en español”) el Top 10 de las aplicaciones más utilizadas en salud son:

    • Ablah: ayuda a mejorar la comunicación con pacientes de autismo y tratar las dificultades del habla.
    • Contigo: para apoyar a mujeres que sufren cáncer de mama.
    • Doctoralia: directorio de médicos con opiniones y la posibilidad de tomar turnos.
    • Dermomap: ayuda al diagnóstico de enfermedades dermatológicas, apuntada a médicos.
    • 30 años de VIH: información sobre la historia y avances respecto a la enfermedad.
    • Universal Doctor Speaker: ayuda a romper barreras entre pacientes y doctores que no hablan la misma lengua.
    • iDoctus: asistente para médicos con información científica actualizada, medicamentes y asistencia al diagnóstico.
    • Endomondo: un personal trainer en el teléfono.
    • Sanitas Embarazo: consejos e información para cada etapa del embarazo.
    • Social Diabetes: ayuda para el control de diabetes 1 y 2 con opción de monitoreo remoto por parte del médico.
    • Apple Watch: si bien no son aplicaciones, los relojes inteligentes son la nueva tendencia en tecnología personal, y, además, un nuevo aporte a la mejora en la calidad de vida. Apple Watch está orientado a motivar el ejercicio físico y un estilo de vida saludable previniendo el sedentarismo, a través de diversos controladores de movimiento, ritmo y tiempos de rutinas físicas. En este mismo sentido Android Wear se propone horizontes aún más lejanos que describiremos más adelante.

    En el mundo ya se habla del término eHealth (eSalud) y es una rama del comercio electrónico que moviliza millones de dólares, y para cual se estima un crecimiento superior al 20 por ciento anual según un informe de U.S. News (“How technology is transforming health care”).

    Un dato no menor al respecto es el accionar de Google Ventures, el fondo de inversión de Google, que, según el sitio BusinessInsider.com, destina más de un tercio de todo su capital en empresas de tecnología relacionadas con la salud, y tal como afirmó su presidente Bill Maris al sitio de noticias Bloomberg.com buscan tener “las herramientas de las ciencias de la vida para lograr cualquier cosa que se atreva imaginar“, ¿un poco ambicioso tal vez? Habrá que esperar.

    Como es posible divisar sin mucho esfuerzo, éstas apps, como se las llama popularmente, han impactado directamente en la relación médico paciente, en las formas de diagnosticar y, de seguro, son una puerta de entrada para repensar conceptos como la prevención y una nueva salud pública.

    Visto este panorama parece preciso un debate, no sólo en la comunidad científica sino también en la sociedad toda, sobre las formas, las posibilidades, los límites y las responsabilidades; la incursión y los usos de los avances tecnológicos han transformado aspectos del diagnóstico, del tratamiento y de la concepción de la salud humana; los consultorios ya no son los mismos y aunque exista resistencia al cambio esto tarde o temprano cede, los pacientes ya no son los mismos, y parece necesario preguntarse cuáles son los riesgos y las oportunidades que éstos tienen en las aplicaciones y diversos sitios de internet que ofrecer información médica a raudales.

    ¿Existe en Argentina, y particularmente en Mendoza, un Estado y una comunidad científica, política y/o económica plenamente conscientes de éstas transformaciones y dispuestos a liderarlas y guiarlas a fin de que puedan ser utilizadas efectivamente, reduciendo los riesgos y aumentando su alcance a toda la población?

    CONOCER A LOS 50 MÉDICOS REFERENTES DE MENDOZA 2015

  • in , ,

    CeliCity: una app para celíacos

    La app que cobra cada vez más popularidad está totalmente abocada a hacer más fácil la vida a celíacos de todo el mundo, se trata de un directorio de restaurants y negocios de venta de productos para personas que sufren de esta enfermedad, alimentado día a día por la opinión y valoración de sus propios usuarios.

    La celiaquía es una enfermedad que no permite, a quienes la sufren, consumir gluten, elemento incluido en cereales como el trigo, el centeno, la cebada y la avena (TACC).

    Esta aplicación se encuentra disponible para dispositivos móviles, teléfonos o tablets, y funciona tanto con Android como con iOS. La función de ofrecer a celíacos información tan valiosa como la de dónde comer o conseguir insumos no contaminados y tratados responsablemente es incalculablemente útil, sobre todo considerando que no existe una medicina o cura para la celiaquía sino que los que la sufren deben evitar a toda costa el gluten en sus comidas.

    El modo de operar de esta aplicación tiene tintes de red social, ya que sus usuarios son mayormente celíacos que se encargan de señalar, ubicar geográficamente, reseñar y valorar los restaurantes, bares o almacenes para celíacos o con productos para celíacos tratados de manera responsable.

    El riesgo de los lugares comunes que no poseen conciencia sobre la enfermedad es alto, ya que una comida contaminada puede revestir serias consecuencias para una persona que sufre de esta afección

    Esta aplicación fue desarrollada en España, según especifican en diario Clarín, donde un grupo de especialistas argentinos y españoles se preocupó por el asunto y decidió poner máquinas a la obra. La mayoría de sus usuarios son españoles aunque la aplicación crece de manera galopante en Argentina y en el resto de Latinoamérica.

  • in , ,

    Garabatear aumenta la memoria

    Científicos del departamento de psicología en la Universidad de Playmouth, Estados Unidos, descubrieron que eso que hacen tantas personas cuando se las deja un tiempo con un papel y un lápiz, garabatear, estimula la memoria, la inteligencia y la creatividad. 

    Aunque parezca sorprendente dentro del estudio evaluaron la memoria, descubriendo que las personas que garabateaban mientras les hablaban retenían aproximadamente un 30 por ciento más de lo que lo hacían aquellos que tomaban nota o prestaban atención.

    Esto sucede porque al hacer dibujos de manera libre en una libreta se activan las zonas del cerebro que permiten realizar varias tareas al mismo tiempo, por ejemplo, cuando se escucha una conferencia y se garabatea al mismo tiempo en un papel, la mente se enfoca con mayor facilidad en lo que oye y no se distrae con pensamientos sobre el pasado, el futuro u otras preocupaciones.

    Sean líneas, círculos, formas geométricas, caras o corazones, esta forma de dibujo libre hace posible que el cerebro funcione de manera más eficiente y pueda retener más información y al mismo tiempo responder de manera creativa.

    Otra hipótesis al respecto es la que indica que este tipo de dibujos estimulan la creatividad, permitiendo dar respuestas más rápidas y certeras a diversos problemas que puedan plantearse; estos hábitos que se acarrean desde la niñez permiten llevar a la mente por nuevos senderos de pensamiento.

    Muchos hábitos que surgen naturalmente y de forma no premeditada tienen una gran utilidad para los procesos cognitivos e intelectuales, una vez que son investigados estos amplían su potencial al comenzar a ser utilizados de forma consciente y con finalidades particulares. No sería extraño que en las reuniones de directorio del futuro los jefes repartan hojas en blanco y crayones para su equipo de trabajo.

     

  • in ,

    Doctor 2.0: ¿Qué encuentro si busco mi nombre en Google?

    Cotidianamente pacientes realizan búsquedas en Google de nombres de médicos. En muchos casos estas búsquedas tienen como objetivo conocer el número telefónico del lugar en el que atienden, informarse de las especialidades del profesional o saber qué obras sociales acepta, entre otros datos útiles.

    En otros casos, las búsquedas están orientadas a conocer el perfil profesional del médico: informarse de sus antecedentes, incluyendo cursos y seminarios en los que ha participado, obtener referencias de otros profesionales acerca de ellos, conocer menciones periodísticas y opiniones de otros pacientes sobre su desempeño profesional.

    Este último fenómeno, los denominados “user reviews” (o reseñas de usuarios), han transformado drásticamente industrias como la de los Hoteles y los Restaurantes, y desde hace algún tiempo en los Estados Unidos también ha comenzado a hacerlo en la práctica médica.

    En este contexto, los médicos deben tomar una actitud proactiva ocupándose diligentemente de “controlar” qué información encuentran los pacientes “Googlean” su nombre.

    Naturalmente lo ideal es rankear #1 con una referencia en Wikipedia, algo que logra sólo un puñado de personalidades consagradas mundialmente, pero lo más usual es figurar con la propia página web o blog, o por referencias en directorios, páginas amarillas o las mismas cartillas de prestadores que las obras sociales mantienen online.

    Mientras más referencias de este tipo aparezcan, mayor control tiene el profesional de su presencia virtual en la Web. En este sentido, los directorios online son un excelente recurso.

    El Portal Web SALUD.com.ar ofrece una excelente herramienta, fácil de utilizar y muy visible (más de 2 millones de personas lo consultan anualmente) para que el profesional médico pueda no sólo disponer de un perfil actualizado de la información que el médico desea divulgar, sino porque también participar en SALUD.com.ar mejora su posicionamiento en los resultados de búsqueda que arroja Google.

    Lo invitamos a conocer las alternativas para ser incluidos en este prestigioso sitio que posee el dominio web más representativo del sector de la Salud en la República Argentina.

    Infórmese de como participar hoy mismo !